lunes, 20 de octubre de 2008

Bestia de Loveland

La Bestia de Loveland, es una criatura pseudocríptido, de forma reptiliana o anfibia, perteneciente a la cultura popular norteamericana.
Su aspecto morfológico sería similar al de un humano u Homínido, y su cabeza sería la de reptil o un anfibio (las fuentes no se ponen de acuerdo), siendo en definitiva, su aspecto, parecido al de una rana de un tamaño amplio.
Se han relatado supuestos encuentros entre esta criatura y humanos en los años 1955, 1972 y 1998, siempre en lugares cercanos a ríos o lagos, supuestos hábitats de estos animales.

En mayo de 1955, un hombre reportó un supuesto avistamiento extraño mientras guiaba hacia su casa a las 3:30 am en Loveland, Ohio, noreste de Cincinnati. En su reporte alegó haber visto tres criaturas en forma de reptil o anfibios que habría estado parada al lado de la carretera, y se acercó para verlas desde su auto por tres minutos. Una de las criaturas de forma de rana cargaba algún tipo de barra o cinta sobre su cabeza, y chispas salían del artefacto. Se dice que el conductor notificó a la policía de Loveland sobre lo que vio, aunque la policía no halló ninguna evidencia de las criaturas.

La historia hubiese pasado desapercibida, pero sucedió que luego de casi veinte años después, en marzo de 1972, se conoció la historia de un supuesto anónimo oficial de la policía de Loveland que guiaba su automóvil en la carretera Riverside a eso de la 1:00am, viajando lentamente debido al hielo que habría habido en la carretera. Se dice que este anónimo oficial de la policía supuestamente también habría visto un animal parado al lado de la carretera, el cuál pensó al principio que se trataba de un perro; pero cuando los faros del auto habrían enfocado al animal, este se habría levantado de una pose agachada, dejando ver que tenía tres o cuatro pies de estatura con una piel de cuero y una cara parecida a un lagarto o una rana. La bestia habría mirado al oficial por un momento antes de brincar sobre la verja de seguridad y dirigirse hacia el río Little Miami que estaba abajo. El oficial habría vuelto a la escena con otro policía varias horas después, y se dice que estos habrían encontrado unas marcas de raspados en el terraplén donde algo aparentemente se deslizó hacia el río.

Dos semanas después, se dice que otro policía no identificado de Loveland también habría reportado un supuesto encuentro parecido. Se dice que en la misma carretera, este otro oficial habría visto un animal en el medio del pavimento, el cuál pensó que estaba muerto o se moría por haber sido arrollado por un auto. Se habría bajado de su auto para sacar el animal de la carretera, sin embargo se dice que de repente el animal brincó hacia arriba y el oficial vio que era una extraña criatura en forma de rana. Se dice que el extraño ser comenzó a escapar, cojeando como si estuviera herido, y se dirigió hacia la valla de seguridad hacia el rio. El oficial habría disparado al monstruo mientras se escapaba, pero aparentemente no lo habría herido. Ninguno de los oficiales habría reportado a la horrible criatura, pero la supuesta información de su avistamiento se filtró a la prensa o esta la creo, y fue así como comenzó la moderna leyenda de la rana de Loveland y pronto se propagó lejos y ampliamente; y comenzaron a aparecer otros reportes de supuestos avistamientos de esta criatura. Así, un granjero de Loveland también reclamo haber visto una criatura parecida a una rana en marzo de 1972.

Los investigadores partidarios y fanáticos de los fenómenos paranormales comenzaron a especular numerosas hipótesis sobre la conexión de los supuestos avistamientos de 1955, y de la posibilidad de hipotética raza secreta de hombres lagarto habitando los ríos de Ohio.

Los escépticos han sugerido que si los supuestos oficiales realmente vieron algo y no inventaron la historia, lo que sucedió fue que solo pudieron haberse confundido y realmente solo haber visto otro animal, como un lagarto monitor del Nilo o una gran iguana, que pueden tener hasta seis pies de largo. Pero de ser así, estos reptiles tuvieron que haberse escapado de un zoológico o de otra manera ser llevados allí, dado que no son nativos de la zona; hecho que en todo caso no sería improbable.
Aparte de esta criatura de apariencia anfibia, se dice que reptiles anormalmente largos y hombres lagartos también habrían sido reportados en otras partes de Estados Unidos, incluyendo el Hombre lagarto de Waine, y el Gran lagarto de Milton, en Kentucky. El más celebre sucesor de la rana de Loveland en años recientes fue la locura del Hombre Lagarto que se propagó en Bishopville, South Carolina, en 1988. Un hombre reporto haber visto supuestamente una bestia reptil de siete pies de ojos rojizos y apéndices de tres dedos persiguió su auto a través de una carretera rural a 40 millas por hora. Un gran número de otros avistamientos le siguieron, y los oficiales de policía descubrieron huellas de tres tobillos. Pero últimamente, la única evidencia de peso que el hombre lagarto dejó atrás fue gruesas cuentas de banco de los vendedores locales de pegatinas de autos y camisetas alusivas a la bestia.

No hay comentarios: