sábado, 17 de enero de 2009

Finis Gloriae Mundi


Nadie sabe quien es Fulcanelli, seudónimo del mayor alquimista contemporáneo, y uno de los grandes maestros del hermetismo de todos los tiempos. Después de llevar desaparecido más de 30 años, el enigmático personaje vuelve a dar señales de vida.


Mencionado en la antológica obra El retorno de los brujos, Fulcanelli es el mayor enigma de la historia de la alquimia. Tras su desaparición en la década de 1930 este personaje, que en la actualidad rondaría los 175 años de edad, vuelve a aparecer sorprendentemente en julio de 1999 y entrega el manuscrito de su última obra, FINIS GLORIAE MUNDI, a Jacques d'Ares, quien lo publica en francés en la primavera del 2000.

¿Cual es la razón de esta inesperada reaparición?

Oigamos al autor:

"No es costumbre que un Adepto vuelva a coger la pluma después de haber franqueado su propia transmutación y sólo razones imperiosas que ponen en juego el destino de la humanidad entera han podido convencernos para que rompamos esta regla, habitualmente inquebrantable, y abandonemos el manto de silencio con el que se cubre quien pasa por las ascuas del Fénix."

"Este libro, escrito desde la urgencia, será el último que firmará Fulcanelli. Podamos tras eso, habiendo cumplido el deber que nos incumbe, volver a entrar en el Silencio del adeptado y no obrar más que según las vías que requiere este estado."

En su libro, Fulcanelli analiza magistralmente el mundo actual desde el punto de vista del saber tradicional, y muestra como el desorden presente es fruto de un plan.

Por su pluma pasan las teorías físicas del "campo unitario", la fisión nuclear, los viajes de los cosmonautas a la luna, el control de los climas y la manipulación de la opinión pública, la ingeniería genética, la clonación se seres, fusión y fisión nuclear (separarás la tierra del fuego...), así como quienes realizan la inversión alquímica que nos ha llevado a donde estamos, por qué motivo, y sobre la base de qué errores, así como sus remedios.

También trata del fin de los tiempos, de la interpretación mecánica de lo que se ha dado en llamar "Las Cuatro edades del Mundo" particularmente de la de los discípulos de René Genon. Para él, al igual que en el crisol, ni estos ciclos, ni el fin de los tiempos, son irreversibles hasta que el Ángel toque su trompeta, así como también explica por qué son inútiles los intentos de inversión alquímica cuyos resultados son la desastrosa sociedad que vivimos hoy. Saludando a Nostradamus desmonta las teorías catastrofistas
y precisa la época y la naturaleza del fin de este ciclo, que no identifica
con "el fin del mundo".

FINIS GLORIAE MUNDI es un libro mítico que llevaban décadas esperando todos los estudiosos de la alquimia, tratándose de uno de los libros más claros y reveladores escritos sobre este tema: "En tal situación ya no es útil usar un lenguaje simbólico, tanto menos cuanto que el uso perverso cuya tentación temían los filósofos, ha llegado a ser un juego diario de las potencias militares y de sus servicios especiales".