viernes, 6 de febrero de 2009

Dennis Andrew Nilsen


"Temía despertarlo por miedo a que me abandonase. Temblando de miedo le estrangulé. El se debatía, y cuando estuvo muerto volví a llevar su joven cuerpo a la cama conmigo y fue el principio del fin de la vida que yo había conocido. Había empezado a recorrer la avenida de la muerte y a poseer un nuevo tipo de compañero de piso."

El caso de Dennis Andrew Nilsen es increíble. Pues fue un hombre tan atormentado por la soledad que asesinaba a sus diferentes amantes por temor al abandono.

El 3 de febrero de 1983, en el número 23 de Cranley Gardens, al norte de Londres, los ocupantes descubren que sus lavabos están atascados por enésima vez. Otras averías similares ya habían derrotado con anterioridad a un fontanero local, y ese día llamaron al fontanero de una compañía privada para que les ayudase en la tarea.

Lo primero que hizo el fontanero fue inspeccionar la fosa séptica que había junto a la casa, diciendo que en toda su vida profesional nunca había olido una pestilencia tan increíble como la que salía de allí. Al dirigir su linterna hacia el fondo del agujero de tres metros, se llevó la desagradable sorpresa de ver una capa de un líquido blanquecino viscoso salpicado por unas manchas de algo que parecía sangre. Al bajar al agujero descubrió trozos de carne putrefacta, algunos de ellos con pelo adherido a la piel. Inmediatamente se avisó a la policía, quien realizó una inspección de la fosa al día siguiente y encontró más fragmentos de carne y huesos, identificados rápidamente como humanos
.

Entre los residentes se encontraba Dennis A. Nilsen, de 37 años. Dennis era un hombre alto, delgado, con los hombros ligeramente inclinados hacia adelante y pelo castaño. Tenía una actitud franca y directa, una gran inteligencia y mirada fija y penetrante. Cuando regresó del trabajo a su casa, la tarde del miércoles 8 de febrero, fue recibido por tres detectives de la policía, expresó cierta sorpresa por el hecho que la policía se interesara por algo tan insignificante como un drenaje atascado. Cuando los agentes le hablaron de los restos hallados exclamó horrorizado: "¡Dios mío, qué espanto!".

Uno de los inspectores se dejó llevar por su experiencia e intuición y, desconfiando replicó rápidamente diciéndole que no les hiciese perder el tiempo en pesquisas y que les mostrase el resto del cadáver. Para gran sorpresa del inspector, la respuesta de Dennis fue: "Dentro de dos bolsas de plástico en el armario. Venga, se lo enseñaré". Atónitos, le preguntaron si se trataba de un cadáver o dos, a lo que respondió, encogiéndose de hombros con resignación, que era una larga historia y que prefería contarlo en un lugar más tranquilo, en la comisaría por ejemplo, puesto que era un alivio el poder desahogarse.

Mientras era conducido a la comisaría de policía, confesó que ya imaginaba que iba a ser detenido al llegar a casa, pero que decidió resignarse a esa suerte porque "era inevitable". Ni siquiera se tomó la molestia de deshacerse de los restos humanos que quedaban en su apartamento, pues eran las evidencias para demostrar que no mentía. También reconoció haber pensado en el suicidio al principio, pero pronto desechó la idea porque si moría nunca se sabría lo que había hecho.

Su aparente autocontrol y frialdad mientras confesaba desconcertó a los agentes, quienes pensaron estar ante un verdadero psicópata sin escrúpulos, pero Dennis, al estar consciente de ello, les explicó que sólo permanecía imparcial para que su testimonio fuese lo más objetivo posible para ellos, pues si daba rienda suelta a sus sentimientos de arrepentimiento y a su angustia interior, le costaría muchísimo guardar la calma: "Nadie debe verme llorar por las víctimas, eso forma parte de mi dolor personal".

Toda su declaración fue fria y pausada alegó que su arrepentimiento estaba por dentro.

El 11 de febrero comenzó un interrogatorio fuera de lo común que duró once días. El asesino en serie más prolífico de la Gran Bretaña dictaría más de 30 horas de confesión muy detallada sobre los distintos crímenes, ayudando a la policía tanto como le fue posible con detalles y descripciones para que los investigadores pudiesen identificar a las víctimas. Apenas tuvieron que interrogarle, pues él mismo había trabajado como policía en período de pruebas y sabía de sobra cómo se desarrollaba un interrogatorio.

Comenzó diciendo que tenía un cargo de conciencia demasiado grande y posteriormente detalló toda su historia como criminal, no sin antes advertirles que una investigación concienzuda de su vida y obras podría producirles angustia.

Confesó que había un total de 15 o 16 cuerpos que él mismo había asesinado desde 1978: tres en Cranley Gardens y unos trece en su dirección anterior de la Avenida Melrose, en Cricklewood. Además, explicó que había intentado asesinar a otros siete jóvenes, pero no lo consiguió porque las víctimas lograron escapar y de otras se arrepintió.

Dennis se mostraba profundamente arrepentido de sus hechos, e incluso agradeció numerosas veces a los policías que lo habían detenido: "Ahora me siento culpable, merecedor de castigo. Estoy convencido de que merezco toda la pena a la que un tribunal pueda condenarme. Es un alivio que me hayan detenido, porque si lo hubiesen hecho a los sesenta y cinco años, podría tener a mis espaldas cientos de cadáveres".

El asesino dijo que los jóvenes que había matado eran casi todos de ambientes marginales o vagabundos sin domicilio fijo que deambulaban por las calles de Londres sin que nadie les prestase mucha atención, por eso sus desapariciones no fueron denunciadas y nadie echó de menos su ausencia.

"Al preguntarle por el móvil que le había incitado a cometer esos crímenes, Dennis dijo que lo había hecho por miedo a la soledad, que no quería que algo tan agradable como es el amor, fuese algo esporádico de una noche, que necesitaba a sus amantes:

"En ninguno de los casos estoy consciente de sentir odio hacia ninguna de las víctimas... recuerdo que salía en busca de compañía y amistad, pero nunca pensaba en la muerte, el asesinato o hechos pasados. Vivía únicamente para aquel momento y para el futuro. Invité algunas personas a casa y otras se invitaron solas, aunque el sexo siempre estaba en un segundo orden.

Sólo deseaba una relación cálida, buscaba alguien con quién poder hablar, aunque es una sensación muy agradable y relajante tener a alguien en la cama a tu lado durante toda la noche. Después de matarlos, experimentaba un sentimiento doloroso de desesperación y una sensación de vacío. Aunque sabía que el cuerpo estaba muerto, pensaba que la personalidad estaba todavía dentro de él, consciente y atenta a mis palabras. Trataba de conseguir desesperadamente una relación que nunca estuvo a mi alcance".

Al registrar la vivienda, los agentes hallaron los demás cadáveres descuartizados tal y como Dennis les había indicado: tras decapitar los cuerpos sin vida, hervía las cabezas a fuego lento mientras escuchaba música clásica con unos audífonos. Luego, troceaba el resto de los cuerpos y tras meterlos en bolsas de plástico las guardaba en el armario. En efecto, dentro del armario hallaron dos grandes bolsas que contenían otras más pequeñas con brazos, piernas, tórax, torsos sin cabezas y, más desagradable, un corazón, pulmones, riñones e intestinos.

Con su testimonio y los restos de las víctimas los agentes tenían pruebas suficientes como para acusarlo, y le recomendaron la defensa de un abogado. Nilsen rechazó toda defensa legal en un principio, considerando que era capaz de defenderse solo, pero finalmente los mismos agentes le consiguieron un representante para el juicio. Su primer abogado le aconsejó declararse culpable, pero cuando su caso llegó al Tribunal de Old Bailey, ya había cambiado de letrado. Este le había dicho que cambiase su primera alegación por la de "responsabilidad disminuida" debida a un trastorno mental.

Dennis "amaba" a sus víctimas, se enamoraba de ellas. Ese fue el motivo que le llevó al asesinato. No estaba consciente de las muertes, según mostró en las confesiones o los poemas que escribía a los cadáveres:


"Le puse al joven los calzoncillos, la camiseta y los calcetines y volví a taparlo. Me bañé, me metí en la cama con él, lo acurruqué contra mí abrazándolo y empecé a explorar su cuerpo por debajo de las sábanas; entonces me di cuenta de que su cuerpo estaba frío y mi erección desapareció automáticamente, al día siguiente lo coloqué en el suelo de la cocina y decidí descuartizarlo, pero me resultaba imposible hacer nada que pudiera estropear aquel cuerpo maravilloso".

"Aquí, en el umbral de la abundancia, nada hay ahora. Sólo tú en mis brazos, más unas figuras sombrías que se acercan con algunas formalidades para hacerte entrar en su "sistema", y yo. Pienso en tu vida solitaria. Pronto será mañana y se meterán en nuestros asuntos La intimidad no tiene fronteras que no puedan ser franqueadas en nombre de la ley".

El mismo Dennis llegó a su propia conclusión, que explicó al jurado: "Puede ser que cuando mataba a aquellos hombres me matase a mí mismo, pues me quedaba de pie muy apenado y sumido en una profunda tristeza, como si acabase de morir un ser muy querido".

Finalmente, todos los miembros del jurado estuvieron de acuerdo en declarar a Dennis Andrew Nilsen culpable de la muerte de seis personas y dos tentativas de asesinato, por lo que el juez le condenó a cadena perpetua, como mínimo 25 años de condena.

Ilse Koch, la Zorra de Buchenwald

En estos ultimos dias, en los que parece haberse descubierto el paradero del tan buscado "Doctor Muerte" nazi, parece estar a tiempo publicar este caso,ocurrido en la Alemania Nazi que me llamo especialmente la atencion: Ilse Koch, la zorra de Buchenwald.



Ilse Koch, ( o Köhler)nace el 22 de Septiembre de 1906 en Dresde (zona rural), Alemania, hija de un labriego. Cuando era niña, siempre fue considerada muy tranquila, ademas de ser popular entre sus compañeros, sobre todo por venir de una familia bastante buena. A sus 15 años deja los estudios y se dedica a trabajar en una fábrica, pero pronto se da cuenta de que este trabajo no es para ella, y termina convirtiendose en la dependienta de una librería. Allí empieza a conocer a mucha gente, entre ellos altos mandos del Partido Nacionalsocialista (Nazis).
Al ser bastante atractiva en aquel entonces (pelirroja, de buena familia, etc...)empieza a familiarizarse con los dirigentes nazis y tiene aventuras con varios de ellos, hasta llegar a convertirse en secretaria del partido Nazi. Pasado un tiempo, Ilse es elegida por el mismo Heinrich Himmler, jefe de las temidas SS y la Gestapo, para ser la esposa del principal ayudante de éste, Karl Koch. Karl Koch pasaria con el tiempo, de ser un ayudante, a ser coronel del campo de concentración de Sachsenhausen.
En 1936, a medianoche y en medio de un rosedal segun se cuenta, Karl e Ilse Koch cotrajeron matrimonio. Pese a la fama que tenía Karl Koch, (se contaba que golpeaba a los prisioneros con un látigo lleno de navajas de afeitar, además, solia decir a algunos prisioneros que le mostraran el pene, para golpearlo con una vara pequeña) a Ilse no le importaba, y además estaba orgullosa de tener por esposo a un coronel Nazi, ya que habia pasado de ser una campesina a una persona importante y respetada.

En 1939, año en el que la blitzkrieg (guerra relámpago) alcanzaba sus mayores logros, asciende a Karl Koch a comandante del campo de Buchenwald. Este estaba formado por tres secciones principales. En el "gran campo" se albergaban prisioneros de cierta antiguedad, en el "campo pequeño" se alojaban los que estaban en cuarentena y en el "campo de tiendas de campaña", miles de detenidos polacos, enviados despuës de la invasión alemana del país en 1939. En Buchenwald también se pusieron en practica las investigaciones medicas, la mayoria obviamente sin ningun afan cientifico, algunas de las cosas que hacian eran, por ejemplo, esterilizaciones sin anestesia, inyectar drogas experimentales a los convictos, inculaban a las víctimas enfermedades letales y luego las sometían a seguimiento, e incluso, se cuenta que literalmente los colgaban de la piel con ganchos( a los prisioneros, obviamente)y veian cuanto soportaban así. Que quede claro que eran los medicos de Buchewald los que hacían esto, no Ilse Koch, recordemos que ella era solo una dependienta de una libreria.

Los primeros años de casados en Buchenwald, Karl e Ilse se dedicaron a cumplir la exigencia de tener dos hijos, exigencia aplicada sólo a los miembros mas antiguos del Partido Nazi. Luego de eso, Karl se dedica a sus obligaciones, dejando a Ilse prácticamente olvidada.
--------------
En el campo,libre ya de su marido, Ilse empieza a exigir , en un principio, pequeñas muestras de respeto, como que los prisioneros la llamasen "Gunadige Frau" ( no he conseguido la traduccion), y cosas por el estilo. Aunqeu despues, empieza a las cosas en el campo se ponen por decirlo así, de un tono mucho mas oscuro. Ilse, que estaba obsesionada con su belleza, se empieza a bañar con vino de Madeira, para asi conservarla ( rasgo observado tambien en Erzebet Bathory, asesina que solia hacer practicas parecidas, solo que con sangre). Lanza los perros a las mujeres embarazadas, y tiene una costumbre extraña y perversa: Espera a los prisioneros en la puerta del campo, con los pechos desnudos, y, acariciandolos, lanza comentarios subidos de tono a los prisioneros. Si alguno de estos le mira, es golpeado hasta que pierda el conocimiento, o incluso hasta matarlo. Cierto día, estan ejecutando a unos prisioneros. Ilse se excita, coge una pistola y acaba con 24 prisioneros que no estaban fijados para la ejecucion.

Tiene orgías lésbicas con las esposas de otros comandantes, y, no satisfecha con esto, tiene aventuras con los subordinados de Karl Koch, incluso con doce a la vez segun se cuenta, practica fetichismos sexuales con ellos, entre otras cosas. Entre sus amantes estuvo el Mayor SS Dr. Erich Wagner, personaje que será influyente en breve.

Sin embargo, no por eso es mayormente conocidad Ilse Koch. Cierto dia, Ilse ve a las mujeres alemanas confeccionar bufandas y artesanías para sus hijos y esposos, y a ella no se le ocurre nada mejor que hacer lo mismo, sólo que con piel humana, piel tatuada. Lo que hace para conseguirla es poner a varios prisioneros con tatuajes desnudos en una fila, y los que tuviesen tatuajes que le gustaran a Ilse, eran enviados con el Dr. Wagner, que extraía la piel tatuada, con la cual Ilse confeccionaba guantes, carteras, albumes de fotos familiares, etc.

Fritz Mannchen, en su libro " Los primeros años en el campo" lo describio así: "...un domingo de febrero de 1938, los prisioneros tuvieron que permanecer en pie desnudos en la plaza durante tres horas mientras hombres de las SS examinaban su ropa. Durante este tiempo, la esposa del asesino masivo Koch y las de otros cuatro oficiales de las SS estuvieron ante la valla de alambre espino mirando lascivamente a los prisioneros desnudos."

Fotografías de los objetos de piel tatuada, y las pieles (estas fotos puden ser un poco fuertes):





Todos ellos eran objetos fabricados con piel humana. He aquí la descripcion de uno, encontrado luego de la liberacion del campo:

Séptimo Laboratorio Médico
APO 403, c/o PK, Nueva York, N.Y.
Sección de Patología
25 de mayo de 1945

ASUNTO: Identificación de Piezas de Piel Tatuada

A : GENERAL AL MANDO, Tercer Ejército de Estados Unidos
(ATT: OFICINA DE JUSTICIA MILITAR -JAG-)
1. El Teniente Coronel GIVIN del Campo de Buchenwald ha enviado a esta sección del laboratorio tres piezas curtidas de piel para ser examinadas, con la designación de archivo de la oficina Caso 81 T.J.A.
2. A continuación la descripción:

......

PIEZA C: trapezoidal, mide 44 cm. en la base. La base superior mide 30 cm. y los lados miden 46 cm. La piel es transparente, y tiene dos pezones en la parte superior. Están separados 16 cm. De la altura del pezón al ombligo hay 23,5 cm...

EXAMEN MICROSCÓPICO: el tejido está formado por amasijos de colágeno, apareciendo ocasionalmente epitelio y restos de glándulas sudoríparas. Se ven gránulos negros de pigmento entre algunos de los amasijos.

3. Basándose en los hallazgos del párrafo 2, se puede concluir que las tres piezas son piel humana tatuada.

Para el Oficial al Mando,

(firma) REUBEN CARES
Mayor del Cuerpo Médico
Jefe de Patología
--------------------
Todo esto ocurría, sin que nadie hiciese nada al respecto. Pero luego Ilse iria mucho mnas alla. Hasta el momento, los artefactos de piel humana no sobresalían demasiado entre las mujeres de las SS, que tenian algunos muy parecidos. Pero Ilse descubre que , en algunas tribus sudamericanas, se acostumbraba a cortar las cabezas de sus enemigos y las reducias al tamaño de un puño, para ahuyentar y atemorizar a los que quedaban vivos. Así, Ilse pide al Dr. Wagner que corte las cabezas de algunos convicto y, mediante procedimientos quimicos ( al contrario de los indigenas americanos)reduzca las cabezas de estos. El Dr. Wagner asiente y, con el tiempo,decenas de cabezas humanas decoran su casa y el comedor en el que comía con sus hijos.

A continuacion, la imagen de uno de estos macabros "trofeos de guerra"

Esta imagen puede ser bastante mas fuerte que las anteriores, asi que no la vean si son muy sensibles:



--------------------

Lo curioso con esto, si se le puede considerar curioso en esta historia truculenta, es que los mismos oficiales de las SS consideran que Ilse Koch ha ido demasiado lejos y envian una carta al dep. de Patologías en Buchenwald, pidiendo que se detenga la fabricacíon de cabezas reducidas.



La escasa traduccion que he podido hacer, y muy inconexa ( es extremadamente dificil traducir el idioma aleman sin una referencia exacta sobre el texto, ademas es aleman de aquellas epocas, y el idioma ha cambiado mucho.Tambien al parecer incluye palabras del dialecto nazi y diminutivos) parece decir que se dentengan en Buchenwald "los barbaros metodos de extorsion para que los prisioneros confiesen" y que se dentenga la fabricacion de objetos de piel humana.

-----------
En medio de todo esto, aparece la informacion de que. según The Buchenwald Report, Karl Koch fue detenido en agosto de 1943 por la GESTAPO por falsificación, malversación de fondos, mala administración, y la insubordinación. El fiscal fue SS juez Konrad Morgen. Después de una investigación el juicio determinaría además que Koch había ordenado la muerte de Walter Krämer y su asistente médico Peix, a fin de impedir la difusión del hecho de que había contraído sífilis. Koch fue condenado a muerte y ejecutado por un pelotón de fusilamiento el 5 de abril de 1945.

Cuando finalmente el III Reich empieza a decaer, Ilse Koch se pierde en el anonimato, pensando que los aliados buscaran a personas mas importantes. Sin embargo es atrapada y juzgada en Nuremberg, y es condenada a cadena perpetua, pero que se reduce a cuatro años. El personaje que le redujo la pena, el Gnral. Lucius Clay, dijo que "a pesar de los testimonios presentados en su juicio, Frau Koch no podía ser relacionada con las pantallas de lámparas y otros artículos que fueron "descubiertos" (colocados) en la residencia del comandante de Buchenwald cuando se capturó el campo en 1945. Para empezar, no había vivido allí desde su arresto y el de su marido en 1943. Además, su "diario familiar", del que se decía que estaba forrado en piel humana, y que fue una de las principales acusaciones contra ella, nunca fue localizado, y obviamente nunca existió". Luego esto seria corroborado por algunos personajes negacionistas del Holocausto. Sin embargo, las pruebas obtenidas por el tribunal eran apabullantes, y se somete a Ilse Koch a un sgundo juicio, en el que es condenada a cadena perpetua. Se sospecha que pudo haber un arreglo por parte del Gnral. Clay.

En 1967, desde su celda de la carcel bávara de Aichach, Ilse escribió a su hjo una carta en la cual no manifestó remordimientos ni la menor pena por los crímenes cometidos. El 1 de septiembre, a los 71 años Ilse Koch ató varias sábanas, las sujetó de la lámpara que colgaba encima de su cama y se ahorcó. En su última carta escribió: "No hay otra salida para mí, la muerte es la única liberación"

A continuacion algunas imagenes del tema de los objetos, Ilse Koch y del campo de Buchenwald.
Nuevamente, algunas de estas fotografias son algo fuertes, si son sensibles, abstenganse de verlas.



Ilse y Karl Koch, descansando en su casa en Buchenwald

Las fotos siguientes son muy fuertes, de nuevo una advertencia.



El estado de los prisioneros en todos los campos de concentración, ya que esta foto no proviene de Buchenwald, sino que de otro campo, menos conocido. Como dato, se dice que a la llegada del ejercito aliado a Buchenwald, los prisioneros habian estado planeando un levantamiento.




Especia de fosa comun de victimas de los experimentos en Buchenwald.



Muchas imagenes parecidas a éstas vieron los soldados que liberaron Buchenwald.

Esto es solo parte de uno de los episodios mas vergonzosos de la historia de la humanidad y que me gustaria terminar con una frase que aparece en muchas placas del campo de concentración de Auchwitz: Do not ever forget what happened here!" "No podemos olvidar lo que sucedio aquí!"