miércoles, 15 de octubre de 2008

Charles Fort - Casos Ovnis años 1700-1800-1900

Estos datos los extraje de un libro Escrito por Charles Fort (El libro de los Condenados) en 191? algo... no sé exactamente pero debe haber sido escrito entre los 1910 y los 20.. recopila serie de casos extraños en el mundo (lluvias de objetos, piedras que chocan contra casas, planetas muertos, y etc etc..) pero lo mas impresionante es que ya antes de que el fenomeno Ovni empezara a ser conocido (recordemos que desde 1950 empieza todo nuestro fenomeno ovni actual), tenia datos que podrian ser clasificados como Ovnis en la actualidad.. el libro de Charles Fort reune todo tipo de fenomenos inexplicables para la epoca.. de ahi les extraigo este pequeño resumen... Datos ovnis en la fechas antiguas.
(la ultima parte de este pequeño resumen donde dice "visitantes" ya tiene casos que el mismo autor intenta identificar como naves extraterrestres).

Del articulo bautizado como "Angeles. Hordas y hordas de ángeles." cito lo siguiente:

...Puede que la Vía Láctea sea una composición de ángeles rígidos, helados, definitivamente estáticos y absolutos. Citaré casos de pequeñas Vías Lácteas desplazándose con rapidez, muchedumbres de ángeles no absolutos, pero sin embargo dinámicos...
...Estoy seguro de que los astrónomos han visto a menudo otras Vías Lácteas, de un orden inferior y dinámico. Puede ser, por supuesto, que los fenómenos de los que voy a hablar ahora no tengan nada que ver con los ángeles. Tanteo solamente, para determinar lo que es lícito aceptar.

En la Monthly Notices of the RAS, una carta del reverendo W. Read nos dice que, el 4 de setiembre de 1851, a las 9 y media de la mañana, vio una multitud de cuerpos luminosos rebasar el campo de su telescopio para evolucionar unos lentamente, otros con rapidez. Parecían ocupar una zona de varios grados de amplitud. La mayor parte se dirigían de este a oeste, pero algunos se movían de norte a sur. Su número era prodigioso y pudo observarlos durante seis horas «¿No podrían ser atribuidas estas apariciones a un estado anormal de los nervios ópticos del observador?», pregunta el redactor. En la misma publicación, Read insistió en el hecho de que, como un diligente observador que era, poseía instrumentos de gran calidad y una experiencia de veintiocho años. «Y, sin embargo -dijo-, jamás antes había visto nada semejante.» Y precisa que dos miembros de su familia vieron también los objetos en cuestión.

El redactor retiró la sugestión.

Sabemos lo que es de esperar. En una existencia esencialmente de hibernación podemos predecir el pasado, es decir, encontrar algo que haya sido escrito sobre el tema en 1851, para saber lo que hay que esperar más tarde de los Exclusionistas. Si el reverendo Read vio una migración de ángeles insatisfechos que podían contarse por millones, será preciso que se haya confundido, al menos subjetivamente, con fenómenos terrestres ordinarios, a pesar de prescindir para ello de la probable familiaridad que, mantenida durante veintiocho años, pueda tener Read con los fenómenos terrestres ordinarios.

Una carta del reverendo W. R. Dawes, que encontró unos objetos semejantes durante el transcurso del mes de setiembre, nos dice que se trataba de semillas flotando a impulsos del aire. Pero una comunicación de Read al profesor Baden-Powell disocia su observación de la de Dawes: niega haber visto flotar semillas dispersas. Había poco viento y los objetos venían del mar, de donde las semillas tienen poca oportunidad de provenir. Eran redondos, bien definidos, y no se parecían a cenizas de carbón. Cita una carta de C. B. Chalmers, de la Real Sociedad Astronómica, que observó el mismo desplazamiento, una procesión o migración, con la diferencia de que algunos cuerpos eran alargados, más bien flacos y voraces, que globulares.

Pero Mr. Read hubiera podido discutir durante sesenta y cinco años: no hubiera impresionado a nadie importante. La dominante de su época era el Exclusionismo, y la noción de semillas volantes se asimila, hechas todas las omisiones, con esta dominante.

Las escenas terrestres de ostentación y aparato deberían de parecerles del mismo modo a los observadores del espacio: las Cruzadas no serían más que nubes de polvo. Creo que era normal, en 1851, no ver más que semillas volantes, haya o no soplado el viento del mar. Creo que objetos iluminados de celo religioso se han mezclado, como en todas partes dentro de la intermediaridad, con los merodeadores negros y los seres grisáceos de mezquinas ambiciones. Quizá había un Ricardo Corazón de León aprestándose para restablecer los derechos de las poblaciones jupiterianas. Pero era muy conveniente, en 1851, tomarlo por una semilla de col.

Durante el eclipse de agosto de 1869, el profesor Coffin, U.S.N, observó a través de su telescopio el paso de varios copos luminosos parecidos a polvo de carbón, flotando en pleno sol. Pero el telescopio estaba regulado de tal modo que, si los objetos se apreciaban claramente delimitados, debían de hallarse tan lejos de la Tierra que las dificultades de la ortodoxia permanecerían independientemente de su identidad real. El profesor Coffin estimó que eran «claramente delimitados».

El 27 de abril de 1863, Henry Waldner observó cuerpos brillantes desplazándose de oeste a este; avisó al doctor Wolf, del Observatorio de Zurich, quien se convenció de la realidad de este extraño fenómeno y dio parte de una observación análoga realizada por el signore Capocci, del observatorio Capodimonte, en Nápoles, el 11 de mayo de 1845. ¿Las formas eran distintas, o eran diferentes aspectos de las mismas formas? Algunos cuerpos eran estrellados y dotados de apéndices transparentes.

Creo, en lo que me concierne, que eran Mahoma y su Héjira. O tal vez solamente su harén. Una sensación asombrosa, sin duda, la de flotar a través del espacio rodeado por diez millones de esposas. Pero tenemos una ventaja considerable en esta circunstancia: las semillas no se hallan en estación en el mes de abril. Aunque es cierto que míster Waldner emitió la opinión asimilativa de que se trataba de cristales de hielo.

Centenares de pequeños cuerpos, negruzcos esta vez, fueron observados por los astrónomos Herrick, Buys-Ballot y De Cuppis: otros atravesaron el disco lunar ante los ojos de Mr. Lamey: un número prodigioso de cuerpos opacos y esféricos fueron señalados por Messier el 17 de junio de 1777; en La Habana, el profesor Auber vio durante el eclipse de sol del 15 de mayo de 1836 un gran número de cuerpos luminosos alejarse del Sol en diferentes direcciones (Poey); Mr. Poey cita un caso idéntico el 3 de agosto de 1886, cuya causa atribuye Lotard a vuelos de pájaros; en 1885, M. Trouvelet vio pasar un gran número de cuerpecillos a través del disco solar, unos lentos, otros rápidos, algunos de los cuales de una estructura complicada, semillas, insectos o volátiles: M. Trouvelet declara no haber visto jamás nada análogo a estas formas; cuerpos luminosos y opacos atravesando el sol en el Observatorio de Río de Janeiro, de finales de diciembre de 1875 al 2 de enero de 1876.

Vista desde muy lejos, por supuesto, cualquier forma tiene tendencia a aparecer redondeada: pero voy a ocuparme ahora de datos sobre formas más complejas. En L'Astronomie M. Briguière señala la travesía del Sol, los días 15 y 25 de abril de 1883, en Marsella, por cuerpos de forma irregular, de los cuales algunos evolucionaban en alineación. El 8 de agosto de 1849, a las tres, por encima de Gais, en Suiza, sir Robert Inglis vio millares de objetos brillantes, parecidos a copos de nieve, en un cielo sin nubes. Pero, pese a que este despliegue no duró más que veinticinco minutos, ninguno de tales copos cayó al suelo. La criada de Inglis «creyó» ver que algunos de entre ellos poseían una especie de alas. Un poco más lejos, en el curso de la misma comunicación, en la página 18 del Report, sir John Herschel afirma recordar que en 1845 ó 1846 su atención fue atraída por objetos de considerable tamaño que atravesaban el aire: el telescopio los identificó como masas de heno de dos metros de diámetro, pero. pese a que sólo una tromba podía haberlas levantado, observó que el aire estaba en completa calma. «El viento soplaba, sin duda, en el lugar observado, pero no sentí bufido.» Si Herschel hubiera consentido en desplazarse un poco más lejos, o en señalar esta extraña aparición, su informe hubiera parecido, en 1845, tan desplazado como la aparición de una cola en un embrión en el estado de gástrula.

Algunos de entre nosotros tienen tendencia a imaginar a la Ciencia sentada en la calma y la serenidad del juicio exacto. Pero algunos datos, esto es evidente, han sido cazados a lazo y después linchados despiadadamente. Si una Cruzada de Marte a Júpiter se produce en otoño, se recurre a las «semillas.» Si una horda de vándalos celestes es observada en primavera, se hace referencia a los «cristales del hielo». Si una raza de seres aéreos, sin hábitat sustancial, aparece en el cielo de la India, se habla de «langostas».

... El fenómeno es tan conocido que cuando el teniente Herschel, observando el sol en Bangalore, en la India, los días 17 y 18 de octubre de 1870, vio sombras oscuras atravesar el sol -que eran luminosas antes de alcanzarlo-, y esto en un flujo ininterrumpido durante un período de dos días, se expresó como sigue en Monthly Notices, (16): «El vuelo ininterrumpido en un período de dos días, en número tan considerable, en las regiones superiores de la atmósfera, de animales que no abandonan un solo rezagado, es un hecho único no sólo en los anales de la Historia Natural, sino también de la Astronomía.» Cambiando en varias ocasiones la abertura de su diafragma, percibió alas, o al menos apéndices fantasmales. Uno de los objetos disminuyó su velocidad, planeó un poco, después volvió a partir a toda velocidad. Esto le impulsó a escribir, muy siglo XIX... «No hay duda: se trata de langostas o de moscas de un género especial.» Opinión acreditada, por otro lado, por la abundancia de vuelos de langostas en algunas regiones de la India.

Sigue ahora un caso extraordinario desde diversos puntos de vista, tanto si se trata de super-viajeros, de super-devastadores, de ángeles, de bribones, de cruzados, de emigrantes, de aeronautas, de elefantes, de bisontes o de dinosaurios volantes. Uno de estos objetos ha sido fotografiado y, sin duda, no se ha tomado nunca una foto tan sensacional.

L'Astronomie: En el observatorio de Zacatecas, en Méjico, el 12 de agosto de 1883, a dos mil quinientos metros sobre el nivel del mar, un gran número de cuerpos luminosos penetraron en el disco solar. El señor Bonilla telegrafió a los observadores de Méjico y de Puebla, donde no eran visibles. Visto este paralaje, el señor Bonilla localizó los cuerpos «relativamente cerca de la Tierra.» Pero en su lenguaje de astrónomo, tanto si se hubiera tratado de pájaros, de escarabajos, de un super-Tarmelan o del ejército de un celeste Ricardo Corazón de León, «relativamente cerca de la Tierra» significa «a menor distancia que la Luna». Uno de estos objetos fue fotografiado: el documento muestra un largo cuerpo rodeado de estructuras indefinidas, por el temblor de alas o de planos en movimiento.

L'Astronomie: el signore Ricco, del observatorio de Palermo, escribe que el 30 de noviembre de 1880, a las dos y media del mediodía, vigilaba el Sol cuando en una línea corta y también paralela, atravesaron lentamente su disco. Aquellos cuerpos le parecieron alados, pero eran tan grandes que le hicieron pensar en grullas. Consultados algunos ornitólogos, supo que el vuelo en líneas paralelas coincide efectivamente con el de las grullas. Esto ocurría en 1880: cualquiera en nuestros días sabe que es también una formación familiar a los aviones. Pero el ángulo de visión dejaba entender que estos seres u objetos se desplazaban a mucha altitud. El signore Ricco sostiene que los cóndores vuelan, a veces, a cuatro o cinco mil metros de altitud, y que las grullas han desaparecido a menudo a los ojos de los observadores ganando las regiones superiores de la atmósfera.

Estimo en terminos convencionales que no existe pájaro sobre esta Tierra que no se hiele mortalmente a una altitud de más de cinco mil metros. Y el signore Ricco estima que estos objetos, estos seres o estas grullas, se desplazaban por lo menos a ocho mil metros de altura...

capitulo 17.

...Una cosa enorme, negra como un cuervo, posada sobre la Luna. Es dato es de gran importancia, ya que obliga a aceptar, en un campo distinto, mi convicción de que cuerpos opacos de dimensiones planetarias atraviesan nuestro sistema solar. Sostengo que tales cuerpos han sido vistos, así como también sus sombras.

Una enorme cosa negra posada como un cuervo sobre la Luna. Hasta ahora no tenía más que un solo caso, es decir, un caso fácil de arrinconar. Pero Serviss habla de una sombra que Shroeter vio en 1788 sobre los Alpes lunares. Vio primero una luz; después, cuando esta región fue iluminada, observó una sombra redondeada allá donde se encontraba la luz. Digo que vio un objeto luminoso cerca de la Luna, que la Luna fue parcialmente iluminada, y que el objeto desapareció a sus ojos, mientras su sombra se retardaba detrás suyo. Por supuesto, Serviss se explica sobre esta cuestión, sin lo cual no sería el profesor Serviss. Es una pequeña competición en aproximaciones relativas de la realidad. Piensa que Shroeter había observado la sombra «redondeada» de una montaña, en la región iluminada. Se puede concebir, efectivamente, que una montaña pueda proyectar una sombra redondeada e incluso destacada, en la región iluminada de la Luna. Y estoy seguro de que el profesor Serviss podría explicar a su gusto por qué razón olvida el origen mismo de la luz. Sin lo cual no sería más que un aficionado.

Tengo otro dato, aún más extraordinario que esta cosa enorme, negra y posada como un cuervo sobre la Luna. Más circunstancial, de hecho, y provisto de ponderadas verificaciones, lo encuentro mucho más extraordinario que esta enorme cosa posada sobre la Luna, negra como un cuervo.

Mr. H. C. Russell, que de ordinario es tan enormemente ortodoxo como otro cualquiera, al menos así lo supongo, ya que escribe F.R.A.S. (miembro de la Real Sociedad de Astronomía) tras su nombre, cuenta en Observatory una de las historias más perversas, más extravagantes, de todas las que he exhumado. El y otro astrónomo, G. D. Hirst, se hallaban en las montañas Azules, cerca de Sydney, en Nueva Gales del Sur, y Mr. Hirst contemplaba la Luna. De pronto, vio lo que Russell denomina «uno de estos hechos tan extraordinarios que deben ser registrados en el mismo momento, incluso si ninguna explicación puede hacerlos aún comprensibles».
...la anotación siguiente de Russell: «Hirst vio que gran parte de la Luna estaba recubierta por una sombra tan oscura como la de la Tierra durante un eclipse de Luna. Era casi imposible resistir a la convicción de que se trataba de una sombra, incluso si no podía ser la sombra de ningún cuerpo conocido.»

Hay, por supuesto, una solución neutra, que vamos a examinar inmediatamente. puede suceder que la sombra observada por Hirst y Russell sea un eclipse del Sol, con relación a la Luna, causado por una bruma cósmica de algún tipo o por un enjambre de meteoros en apretadas filas o por la descarga gaseosa de un cohete. Por lo que a mí respecta, creo que toda sombra imprecisa es función de una intervencion imprecisa, y que una sombra tan densa como la sombra de la Tierra debe ser proyectada por un cuerpo más denso que las brumas o los enjambres. Y la información crucial subsiste: «Una sombra tan oscura como la de la Tierra durante un eclipse de Luna».

«Acontecimientos notables en el curso de un eclipse total de Luna, el 19 de marzo de 1848.»

Una carta de Mr. Forster, de Brujas, declara que en el momento del eclipse precitado, la Luna brilló tres veces más de lo que es usual para un disco lunar eclipsado. El cónsul inglés de Gante, que no sabía nada del eclipse previsto, escribió para señalar el color «rojo sangre» de la Luna. Otro astrónomo, Walkey, observó en Clyst St. Lawrence que a Luna se tornó «magníficamente iluminada, más bien teñida de un rojo intenso... La Luna estaba tan perfectamente iluminada como si no hubiera habido el menor eclipse».
Se dijo que una aurora boreal, ocurrida al mismo tiempo, había podido ser la causa de dicha iluminación, pero jamás se ha observado que una aurora boreal pueda tener efectos sobre la Luna.

El 19 de marzo de 1886, a las tres de la tarde, una oscuricad tan total como la de la medianoche se abatió sobre Oshkosh, Wisconsin. Siguió una desolación general. las gentes corrían en todos los sentidos por las calles, los caballos se encabritaban, las mujeres y los niños se refugiaban en las bodegas, sólo las luces de gas iluminaban las imágenes y reliquias de santos. Esta oscuridad duró de ocho a diez minutos, pasó de oeste a este, y fue seguida de una luz casi inmediata: poco después se señaló que, al Oeste de Oshkosh, se había producido el mismo fenómeno: «una ola de oscuridad total» había pasado de oeste a este.

El 17 de abril de 1904, en Wimbledon, Inglaterra, una oscuridad procedente de una región desprovista de humo, sin lluvia ni rayos, duró más de diez minutos. En las oscuridades de Gran Bretaña, se piensa inmediatamente en la niebla, pero el comandante Herschel, comentando el oscurecimiento ocurrido en Londres el 22 de enero de 1882 a las diez y media de la mañana, hasta el punto que los transeúntes podían oírse sin verse de uno a otro lado de la calle, declaró en Nature: «Es obvio que la niebla no fue la causa». Charles A. Murray, enviado británico en Persia, cuenta en el Annual Register, que el 20 de mayo de 1857 sobrevino en Bagdad «una oscuridad mas intensa que la de medianoche cuando no hay ni luna ni estrellas. Fue seguida de una luz roja y siniestra, como no he visto en ninguna parte del mundo».

Sobre estos concomitantes de los fenómenos de oscurecimento voy ahora a capitalizar Mi explicación será complicada y desmesurada, mi método será impresionista, pero utilizaré algunos rudimentos de Sismología Avanzada. Si una vasta masa sustancial, una superconstrucción, penetrara la atmósfera terrestre, aparecería algunas veces, según la luminosidad, bajo el aspecto de una nube luminosa. Me explicare más tarde sobre la luminosidad, pero no la incandescencia, de los objetos que penetran en la atmósfera terrestre. En torno a lo que puede surgir de los espacios interplanetarios intensamente fríos (algunas regiones, es cierto, deben ser tropicales), la humedad de la atmósfera terrestre se condensaría en una apariencia nubosa. En Nature S. W. Clifton, recaudador de aduanas en Freemantle, Australia Occidental, relata que envió al Observatorio de Melbourne el informe de la aparición de una pequeña nube negra de progresión lenta, que estalló en forma de una bola de fuego del tamaño de la Luna. Un meteorito de velocidad ordinaria no podría perecerse al vapor, pero objetos más lentos -lentos, digamos, como un tren de mercancías- podrían facilmente hacerlo.

Las nubes de los tornados han sido descritas tan a menudo como de apariencia sólida, que acepto a veces la idea de su efectiva solidez. A menudo se llaman tornados a objetos que se deslizan a través de la atmósfera terrestre, sin contentarse con engendrar vértices de succión, sino aplastándolo todo a su paso, levantándose y descendiendo a su vez, demostrando con ello que la gravitación no está de acuerdo con la opinión de los primitivos, desde el momento en que un objeto a poca velocidad puede, en lugar de ser atraído por la Tierra, alejarse de un solo salto.

He aquí un fragmento típico de descripción: «La nube rebotó contra la tierra como un balón»; «la nube rebotó contra el suelo, tocando la Tierra cada ochocientos a mil metros». O aún este pasaje muy evocador, que ofrezco a la Superbiología, rama de la Ciencia Avanzada que no abordaré, limitándome a lo que un término ilimitado define como «objetos»: «el tornado se retorció, saltó, remolineó como una gran serpente verde, mostrando una hilera de brillantes dientes». Lo encuentro demasiado sensacionalista. Puede que grandes serpientes verdes se arrastren a veces por la Tierra tragando algún bocado al azar en su excursión, pero se trata, como he dicho ya de un fenómeno superbiológico. Finley cita docenas de nubes de tornados que tienen, a mi parecer, toda la apariencia de objetos sólidos encerrados en el estuche de una nube. Pone de relieve que en el tornado de Americus, Georgia, el 18 de iulio de 1881, «la nube emitía un extraño vapor de azufre». Un viento no tiene razón de ser sulfuroso, pero un objeto de origen exterior puede permitirse este capricho. El fenómeno es descrito en la Monthly Weather Review como «un extraño vapor sulfuroso, ardiente, que mareaba a todos los que se le acercaban lo bastante como para respirarlo».

La explicación convencional de los tornados concebidos como efectos del viento es tan fuerte en los Estados Unidos, que prefiero buscar en otros lugares el relato de un objeto que, elevándose a través de la atmósfera, desafíe a la gravitación terrestre. El 7 de diciembre de 1872, los habitantes de King's Sutton, Banbury, vieron a una especie de rueda de heno atravesar el espacio, acompañada, como un meteoro, por fuego, una humareda densa y un ruido de ferrocarril . «Estaba tan pronto muy alto como muy próxima al suelo». El efecto fue el de un tornado: árboles y muros abatidos. El objeto desaparecio «de golpe».

Hay naturalmente objetos más pequeños: trenes descarrilados y grandes serpientes verdes, pero pienso que los grandes cuerpos opacos que se aproximan a la Tierra son luminosos, rodeados de nubes, y tiemblan tan fuertemente que afectan a la Tierra. Sigue entonces una caída de materias surgidas de este mundo y un levantamiento de materia terrestre hacia el mundo que se aproxima, o un intercambio de materias, conocido en Sismología Avanzada con el nombre de celestio-metátesis...

Un terremoto «precedido» por una violenta tempestad en Inglaterra, el 8 de enero de 1804; otro, «precedido» por un meteorito cegador, en Suiza, el 4 de noviembre de 1704; en Florencia, el 9 de diciembre de 1731, una «nube luminosa moviéndose a gran velocidad y desapareciendo más allá del horizonte»; en Suevia, el 22 de mayo de 1732, «el aire fue atravesado por espesas brumas, a través de las cuales se percibía una cálida luminosidad: varias semanas antes de la sacudida, se vieron en el aire globos de fuego»; el 18 de octubre de 1737, una lluvia de tierra en Carpentras, Francia; el 19 de marzo de 1750, una nube negra en Londres; en Slavange, en Noruega, el 15 de abril de 1752, una virulenta tormenta y una extraña estrella de forma octogonal; en Augermannland, en 1752, bolas de fuego surcando el cielo; numerosos meteoritos en Lisboa el 15 de octubre de 1755; «un globo inmenso» en Suiza, el 2 de noviembre de 1761; una nube oblonga y sulfurosa en Alemania, en abril de 1767; una extraordinaria masa de vapor en Boulogne, en abril de 1780; el cielo oscurecido por una niebla negra en Granada, el 7 de agosto de 1804; en Palermo, el 16 de abril de 1817, «gritos atravesando el cielo y amplias manchas oscureciendo el sol»; en Nápoles, el 22 de noviembre de 1821, «un meteoro luminoso siguiendo la misma dirección que la sacudida»; en Thuringerwald, el 29 de noviembre de 1831, una bola de fuego grande como la Luna apareció en el cielo; después, caso tras caso, «terribles tempestades», «caída de granizo» y «brillantes meteoros».

Hay muchos más ejemplos que indican la proximidad de otros mundos durante los terremotos. Anoto algunos: sacudida sísmica y aparición simultánea de un gran meteoro luminoso; sacudida sísmica, cuerpos luminosos en el cielo y caída de arena en Italia, los días 12 y 13 de febrero de 1870; meteoro luminoso, caída de piedras y temblor de tierra en Italia, el 2 de enero de 1891; algunas observaciones acerca del paso de un objeto luminoso acompañado de temblores de tierra en Connecticut, el 27 de febrero de 1883; temblor de tierra y globos luminosos en número prodigioso en Boulogne, Francia, el 7 de junio de 1779; «curiosa aparición luminosa en el cielo» durante el terremoto de Manila en 1863.

En el Canadian Institute Proceedings. el comisario delegado de Dhurmsalla cuenta una extraña combinación de acontecimientos ocurridos al tiempo del extraordinario meteorito de Dhurmsalla, recubierto de hielo. Algunos meses despues de aquella caída, se produjo una caída de peces vivos en Benares, una lluvia de sustancia roja en Furruckabad, una mancha sobre el disco solar, un seísmo, «una inusitada oscuridad de larga duración» y una aparición luminosa en el cielo, parecida a una aurora boreal Y, como apoteosis, un nuevo orden de fenómeno: visitantes.El comisario delegado escribió que la tarde siguiente a la caída del meteorito de Dhurmsalla, percibió luces, a1gunas de las cuales estaban muy proximas al suelo, apagándose y volviéndose a encender. Era el 28 de julio de 1860 y, sin embargo, este testigo declaró que las luces «no eran ni linternas ni fogatas, sino verdaderos resplandores celestes». Tengo una idea al respecto: intrusos invadiendo el territorio legal de alguien o de algo, agentes secretos o emisarios manteniendo una entrevista con algunos habitantes esotéricos de Dhurmsalla, exploradores venidos para una breve visita. Otro mundo se aproxima al nuestro, provoca sacudidas sísmicas, aprovechándose de la proximidad para enviar una mensaje que, destinado a un habitante de la India, cae tal vez en Ingaterra, dejando marcas semejantes a aquellas de la tradicion china (huellas de cascos en el suelo) en una playa de Cornualles.

Visitantes.

Mi confusión a este respecto es tan grande como antes, ya que no tengo ilusión de la homogeneidad. Un positivista reuniría todos los datos que parecen relacionarse a un único género de visitantes, prescindiendo friamente de todos los demás. Creo que hay tantos géneros distintos de visitantes extraterrestres como de visitances en Nueva York, en una prisión o en una iglesia: por ejemplo, en una iglesia hay también rateros.

Creo que un mundo o una vasta superconstrucción ha sobrevolado la India durante el verano de 1860. Puesto que, desde ninguna parte, algo cayó el 17 de julio de 1860 en Dhurmsalla. Sea lo que sea lo que este «algo» haya podido ser realmente, ha sido designado a menudo bajo el nombre de «meteorito», que me doy cuenta de haber adoptado a mí vez esta convención. Pero Syed Abdoolah, profesor de indostaní en la Universidad de Londres, escribió en el London Times que las piedras caídas «eran de formas y tamaños muy diversos, y algunas se parecían mucho a balas de cañón ordinarias después de ser usadas». Se trataba, pues, de objetos esféricos de metal. Y, la misma tarde, algo observó cuidadosamente Dhurmsalla y le expidió, en medio de resplandores llameantes, objetos recubertos de marcas indescifrables. Y pienso en seres y objetos que debieron resistir a su deseo de aterrizar, al igual que los aeronautas, a una cierta altitud, deben resistir al deseo de ascender más arrlba. Tal especulación no contradice en absoluto, salvo para los positivistas, mi idea de algún otro mundo que intenta establecer comunicación con algunos terrestres esotéricos gracias a un codigo de símbolos impresos en la roca. Pero, para la mayor parte de mis datos, pienso en super-objetos que atraviesan el cielo sin manifestar mas interés por la Tierra que el que los pasajeros de un transatlántico manifiestan por las profundidades oceánicas. Algunos pueden, ciertamente, pensar mucho en este tema, pero ver prohibida toda exploración por las necesidades comerciales del horario. Finalmente, pueden haber pruebas de tentativas supercientíficas para investigar los fenómenos terrestres, tal vez organizadas por seres tan lejanos que desconocen incluso si alguien tiene derechos legales sobre el planeta.

En el Observatory se cita que, de acuerdo con un periódico, el 6 de marzo de 1912 los habitantes de Warmley, Inglaterra, se vieron grandemente sorprendidos por lo que creyeron era «un aeroplano espléndidamente iluminado sobrevolando la ciudad». Avanzaba a toda velocidad en dirección de Bath a Gloucester. Se trataba, dijo el redactor, de una gran bola de fuego con tres cabezas. «Es preciso -dijo- estar preparado a todo en nuestros días...»

Un corresponsal de Nature en el condado de Wicklow, en Irlanda, vio, a las seis de la tarde, un objeto triangular atravesar el cielo. Era de color oro amarillento, se parecía a la Luna en su creciente de tres cuartos y, evolucionando lentamente, tardó cinco minutos en desaparecer tras una montaña. El redactor de la publicación estima que debía tratarse de un globo escapado.

En Nature el meteorólogo F. F. Payne vio, en el Canadá, un gran objeto en forma de pera atravesar el cielo. Al principio lo tomó por un globo, ya que «su contorno estaba claramente definido; pero, no viendo canastilla, concluí que debía tratarse de una forma curiosa de nube». En seis minutos, el objeto se hizo más desvaído, sin duda por efectos de la distancia: «ya que la masa se hizo cada vez menos densa y después desapareció». No había ninguna formación ciclónica en los alrededores.

El 8 de julio de 1898, un corresponsal de la revista vio, en Kiel, un objeto celeste enrojecido por el sol, grande como un arco iris, a una altura de doce grados: «estuvo brillando durante cinco minutos, después se esfumó rápidamente, permaneció de nuevo casi estacionario y finalmente desapareció, todo en el término. deocho minutos».

El 27 de agosto de 1885, a las ocho y media de la mañana, Mrs. Adelina D. Basset observó en las Bermudas «un extraño objeto que procedía del sur en medio de las nubes». Llamó a su amiga, Mrs. L. Lowell y ambas vieron, no sin alarma, el objeto de forma triangular, parecido a una vela de bote, y del que pendían cadenas, mostrar intenciones de aterrizar, para alejarse después por encima del mar y desaparecer finalmente muy alto entre las nubes.

Charles Tilden Smith escribio en Nature, que en Chisbury, en el Wiltshire, Inglaterra. el 8 de abril de 1912, vio en el cielo «algo distinto a todo lo que había visto antes, pese a que desde hace muchos años había estudiado el cielo en todos sus aspectos». Vio dos manchas estacionarias ¡sobre nubes que avanzaban rápidamente! Eran en forma de abanico triangular y de distintos tamaños, pero conservaron la misma posición mientras nube tras nube pasaban por debajo de ellos; y esto duró una media hora. Terminó por pensar «que se trataba de una sombra proyectada sobre una pantalla de nubes por un objeto invisible situado al oeste, y que interceptaba los rayos del sol». En la página 244 del mismo volumen de Nature, otro corresponsal confirma esta opinión.

En Lebanon, Connecticut la tarde del 3 de julio de 1882, dos formas luminosas triangulares fueron observadas en el borde superior de la Luna. Desaparecieron, y dos sombras triangulares fueron observadas tres minutos más tarde en el borde inferior. Se acercaron una a otra, se confundieron y desaparecieron.

El 8 de abril de 1913, en Fort Worth, Texas, descripción de la sombra en el cielo de un objeto invisible, que se supuso era una nube, y que se desplazó con el sol poniente.

Del Rept. Brit. Assoc: Dos observadores vieron durante seis noches un objeto triangular atravesar el cielo, a un considerable paralaje. Estaba muy próximo a la Tierra.

¿Quién mueve los hilos del Mundo?

Muchos creen que las naciones son soberanas y que el pueblo decide eligiendo a sus mandatarios a través de las urnas. Sin, embargo, es cada vez más fuerte la intuición de que, en realidad, todo está siendo manipulado por "algo" que se oculta detrás de la historia y la política oficial que pretenden hacernos creer.

Los crímenes de grandes personalidades de la humanidad, tales como Gandhi, Martin Luther King, John y Robert Kennedy, Indira Gandhi, Olaf Palme, Anwar El Sadat, Juan Pablo I, Yitzhak Rabin o el asesinato del jefe de la Guardia Vaticana y su esposa, todos ellos evidencian una relación entre mafias y servicios secretos.

También la complicidad de las altas finanzas, las multinacionales, y el narcotráfico.

¿Por qué desean tanto fomentar el alcoholismo, tabaquismo, la computación, etc...?

¿Somos víctimas de auténticas conspiraciones que atentan impunemente contra nuestra salud...?

DETRÁS DE LO VISIBLE

Las sociedades contemporáneas suelen dar demasiada importancia a las decisiones de sus gobiernos y a los comunicados oficiales, que explican las crisis periódicas que el sistema económico nacional o internacional padece. Muchos creen que los pueblos son soberanos y que estos deciden y eligen a sus mandatarios a través de las urnas. Sin embargo, es cada vez más creciente la intuición de que en realidad, algo se mueve tras el telón de lo visible, y que a fin de cuentas, lo que en ese ámbito se decide es el verdadero generador de los grandes cambios del mundo. Claro que esa intuición, o tal vez sospecha, puede ser provocada por nuestros miedos ancestrales o por nuestras incertidumbres sobre el imprevisible mundo en que vivimos.

Pero que decir cuando la información contrastada nos revela que aquella presunción, conjetura o imaginación no solo hacen "sonar la flauta" por casualidad, sino que toman auténtica carta por naturaleza...? El planeta entonces, toma otra dimensión para nosotros, y con ello comenzamos a saber defendernos mejor de todo cuanto en secreto, subrepticiamente, nos acecha o nos manipula.

¿Por qué tantas sociedades secretas conspiraron para acabar con las monarquías, allanar el camino a los movimientos revolucionarios, reorientar el mundo, modificar sus pautas económicas o dirigir la política de los gobiernos...? ¿Solamente por adquirir poder, un inmenso poder, o por algo mas...? Con todo, lo que salta a la luz no es otra cosa que la punta del iceberg

El entramado de las sociedades secretas es semejante a una gran pirámide, cuya base es constituída por multitud de sectas independientes. Sin embargo, a medida que ascendemos en dirección a la cúspide, esos grupos sectarios se aproximan cada vez más entre sí, con conexiones difícilmente imaginables. Todo parece indicar que no son más que un puñado de hombres los que han conseguido acumular el suficiente poder para gobernar los destinos del mundo. Siempre se ha acusado a la historia oficial de silenciar demasiadas cosas. Frente a ella, la historia de las sociedades secretas, resbaladiza y muchas veces vergonzosa, permite conocer en ocasiones, la verdadera raíz de los acontecimientos.

Por eso, cualquier sociedad, y con mayor razón si es secreta, tiene una incidencia política, lo quieran o no sus más altas jerarquías y con mayor razón sus "iniciados". El mundo de las sociedades secretas es un mundo real y, como todo lo real, es a veces, difícil de delimitar. Definir un triángulo es fácil, no lo es tanto definir una descarga eléctrica. Un ejemplo concreto: ¿es una sociedad secreta el Opus Dei...? Por supuesto, los miembros de esa sociedad dirán que no, pero ello no prueba nada, ni en un sentido, ni en otro. Pero lo que es evidente, tanto para el Opus Dei como para el Ku-Klux-Klan, o la Yakuza japonesa, es que los objetivos inicialmente espirituales, raciales o patrióticos de tales sociedades pueden, con el paso de] tiempo, y en ciertos casos puntuales, derivar en actuaciones que se escapan del control de sus dirigentes.

¿CUÁL ES EL SECRETO?

El mundo de la sociedades secretas, por lo que se va poniendo al descubierto, es semejante a una gran pirámide. En su base se encuentran multitud de sectas integradas por personas en su mayoría honorables, aunque ávidas de conocimientos arcanos, sedientas de sensaciones nuevas y buscando a veces la emoción de "secretos" compartidos para llenar su vacío espiritual. Cada secta, cada sociedad secreta, es un mundo aparte. Pero a medida que se asciende por los lados de la pirámide, en dirección a la cúspide, sectas y sociedades se van aproximando entre sí hasta llegar a un punto en que probablemente coinciden. Por ejemplo los crímenes de la alta política, que evidencian concomitancias entre mafia y servicios secretos, las manipulaciones de las altas finanzas, las extrañas complicidades de las que parece gozar el narcotráfico, el inmenso fraude oficialmente tolerado de los paraísos fiscales, etc. Todo esto evidencia que la imagen piramidal que proponemos debe ser exacta. Mientras tanto, el ciudadano común de la calle se debate contra el paro, los impuestos, el estrés, y los shakesperianos "dardos de la insultante fortuna", totalmente ajeno a lo que poderosos hombres sin rostro traman en las sombras de las sociedades secretas.

EL GOBIERNO INVISIBLE

Prestigiosos jefes de estado de las naciones más influyentes del planeta han reconocido en uno u otro momento de sus trayectorias políticas la existencia de un poder indefinido por encima del suyo. Tal vez tienen razón algunos investigadores, y sea real la existencia de un gobierno invisible del mundo que decide a espaldas de los deseos del electorado, y estaría formado (al menos, en su parte externa) por conocidos banqueros y economistas. ¿Cuál es entonces el auténtico rostro de los gobernantes del planeta...?

Es duro imaginar un "gobierno invisible" que dirige al mundo por encima de los estados nacionales, pero ya el gran estadista ingles Benjamín Disraeli dijo claramente: "El mundo está gobernado por personajes muy diferentes a los que creen los que no ven mas allá de sus ojos". Lo aseguró también Lenin al quejarse a sus colaboradores "Detrás de la Revolución de Octubre -aseguró entonces- hay personajes mucho más influyentes que los pensadores y ejecutores del marxismo".



Se trata de afirmaciones difíciles de creer, pero que en alguna medida apoyan la idea de que los acontecimientos históricos que hoy vivimos fueron programados hace más de 200 años por una elite de personajes anónimos, cuyos sucesores siguen actuando en las sombras.



Con el propósito de conseguir el objetivo y controlar el mundo nacieron organismos como la Comisión Trilateral y el Council of Foreign Relations (Consejo para Relaciones Exteriores) en nuestro siglo. Lo que es menos conocido es que la Trilateral responde por igual al poder del ocultismo, de la brujería y del supuesto mal. Y que estos responden a su vez a las drogas, a la industria de la música rock y a la política. El sector político entronca con lo que internacionalmente se conoce por los Iluminados (Illuminati), que son altos grados de la masonería. En América se les denomina "Noriah". La brujería comprende la magia negra y la blanca. A esta última se suma un determinado número de grupos masónicos. Existen unas cien organizaciones que pertenecen al mundo de la masonería. Se explica así el que KarI Marx escribiera sus obras londinenses por encargo de Nathan Rothschild (el 'escudo' o 'protector de los rojos’). Los cheques con los que le pagó pueden verse en el Museo Británico. Marx participó en la fundación de la Primera Internacional en 1864. Se derrumbó porque los anarquistas querían anarquía, y la querían de inmediato. La Segunda y la Tercera Internacional (que en sus transformaciones dieron lugar por un lado a la Internacional Socialista y por el otro al Komintern y al Kommform), no son otra cosa que la confirmación de los Iluminados, que hicieron con la Revolución Francesa y con Napoleón el primer intento de gobierno mundial. Quien hable de casualidades, es que no ha entendido todavía el juego que están llevando con todos nosotros.

La idea del judío alemán Adam Weishaupt, que fundó la cúpula de los Iluminados el 1º de Mayo de 1776, era el camino a través de la anarquía. El que su fundación tuviese lugar el día siguiente de la noche de Walpurgis, y el hecho de que este día fuera consagrado mundialmente festivo (el 'Día del Trabajo') aclara todavía más la estrecha relación que existe. El hecho que además el sello de los Iluminados aparezca con la fecha de 1776 en el dólar americano, asombra a aquéllos que no saben que Washington fue tan masón como su rival Jefferson.

Si hablamos del poder efectivo, debemos mencionar a los Rockefeller y (más importantes aún) a los Rothschild. En sucesión ascendente siguen los Bilderberger, un club formado por los 500 hombres y organizaciones más ricas e influyentes del mundo, y que se propone la instauración de un Nuevo Orden Mundial. Como organización de primera línea nos encontramos por ejemplo al Vaticano. Más arriba está el 'Consejo de los 33', los 33 más altos masones iniciados del mundo. Por encima de ellos, el 'Gran Consejo de los 13', 13 Grandes Druidas, por encima de los cuales aún, actúa 'El Tribunal' y, finalmente, el inmencionable nombre de grado 72 de los cabalistas, que (dicho sea de paso) también significa 'Iluminado'. Para los Iluminados, Lucifer es Dios, y Jesús es el imitador. De la misma forma que para los cristianos Satanás es el imitador de Jesús.



El 1 de agosto de 1972, después del aquelarre, es decir el 'sábado de las brujas', Philip von Rothschild anunció ante el 'Consejo de los 13' en el Casino Building de San Antonio (Texas), la planificación de la historia a partir de 1980. Las indicaciones fueron muy concretas. "Cuando veáis apagarse las luces de New York, sabréis que nuestro objetivo se ha conseguido." . Hay que saber interpretar la frase... Elija cada cual, si es que tiene opción a ello, si es éste u otro su propio objetivo.

CONSPIRACIÓN ECONÓMICA

El movimiento de la política mundial, las grandes y pequeñas convulsiones en la economía, los virajes de timón en los ámbitos más amplios de nuestra civilización, todo parece tener siempre una explicación oficial. Sin embargo, en el trasfondo, subyace por lo general algún que otro signo obediente a las abstractas y poderosas "altas finanzas", aquellas que en realidad dominan al mundo.

Todos los países del mundo se encuentran inmersos en deuda. Todos deben dinero. El coloso norteamericano debe dinero, Japón está en déficit. Lo mismo le ocurre a Alemania, por no hablar de Inglaterra y Francia. Hasta el "estado modelo" suizo está con números rojos. El Vaticano también. El "debe" y "haber" deben saldarse, o dicho de otro modo, la existencia de un deudor presupone la de un acreedor. Y no obstante, la deuda mundial existe... ¿Quién es el misterioso acreedor del planeta?

Los acreedores del mundo son los bancos o, para ser exactos, el sistema bancario. Es sorprendente que el dinero, que es el leitmotiv de las vidas de miles de millones de hombres, y la preocupación máxima de las personas que suelen ser llamadas prácticas, sea una abstracción. Y lo es porque físicamente hablando, no existe. Las piezas de metal y papel generalmente ornadas con filigrana, no son mas que puro papel... ¿Qué ha sucedido...? Pues que al abrir sus créditos los bancos han posibilitado la creación de riqueza, pero al deber cancelarlos para evitar que sus promesas de pago a impositores y prestatarios no puedan cumplirse, impiden que tales riquezas puedan ser consumidas por falta de dinero.

Para utilizar un símil de fácil comprensión, el sistema bancario actúa como un médico que para curar a un paciente, le administra una transfusión de sangre y cuando este empieza a recuperarse le hace objeto de una sangría. En el caso de las finanzas, la sangría es de mayor cuantía que la transfusión, a causa de los intereses. Con los bancos controlados por los llamados Bancos Centrales o Nacionales (cuya finalidad consiste en evitar que aquellos, dejándose llevar por ambición, o por error de cálculo, se propasen en la concesión de créditos, y con los centrales bajo el control, directo e indirecto del Fondo Monetario Internacional, de los mercados de valores de Nueva York, Londres, Tokio o Zurich) se mantiene la estabilidad del sistema financiero internacional. Con el cual se generan, inevitablemente, los períodos que luego llaman de "prosperidad" y de "crisis".

Y cómo se resuelve este problema...?

La respuesta es sencilla. No se resuelve, se pospone. Y se logra que el sistema sobreviva mediante la aplicación de todo un complejo de subterfugios, paliativos y expedientes. A saber, mediante quiebras, bancarrotas, frenando la producción, exportando a precios "dumping", etc. Y sobre todo, mediante la creación de nuevo dinero-deuda. Y es aquí en donde se evidencia irrefutablemente la tiranía sobre individuos, pueblos y naciones. Aunque se celebren elecciones todos los años. El caos de la economía mundial solo afecta a los pueblos, no a las altas finanzas. Aunque los economistas a sueldo del sistema (secundados por otros que son simples "marionetas" y tienen miedo de pasar por ignorantes si no aceptan el "dogma" oficial de los ciclos de prosperidad y crisis) nos digan lo contrario, la realidad es que ese supuesto "caos" está muy bien organizado. Y además, tiene una vertiente que sobrepasa la economía. Una vertiente sobre todo política. Y entonces surge la inevitable pregunta: ¿Quiénes son los cincuenta o cien cerebros que desde el anonimato mas oscuro mueven los hilos de los acontecimientos, esos bancos, esas multinacionales...? ¿Quienes serán esa minoría elitista de una determinada etnia...?

EL "GLOBAL 2000"

En 1981 se descubrió la existencia de un nuevo y enigmático virus letal, el VIH2, que produce el S.I.D.A. Pero muchos científicos están convencidos de que este virus fue creado artificialmente en un laboratorio norteamericano. Solamente un año antes, en 1980, y al tiempo que se descubría la existencia del virus VIH1, los E.E.U.U. hacían público el informe "Global 2000", en el que se recogen recomendaciones para reducir grandes sectores de población. ¿Cabe pensar que en más de una ocasión somos las víctimas inconscientes de autenticas conspiraciones que atontan impunemente contra nuestra salud...? ¿Existe un plan de genocidio mundial...?

La inteligencia norteamericana diseñó y propuso hace ya varios años (antes de producirse el síndrome tóxico en España y de conocerse la existencia del virus del SIDA), un plan de reducción de grandes porciones de la población del planeta, para "garantizar" la supervivencia del resto de sus habitantes. De acuerdo con sus "recomendaciones", para el año 2000 había que asegurar que la humanidad superviviente pueda vivir holgadamente en la superficie y con los recursos disponibles. Dado que las guerras ya no son fomentables en un clima de distensión y de pretendida confraternización mundial, hay que buscar "otras armas" más disimuladas (que se conocen como armas de baja intensidad) para reducir el "excedente" de la población.



En territorio estadounidense hay almacenadas enormes cantidades de gas neuropléjico que provoca la muerte instantánea, así como herbicídas y defoliantes análogos a los aplicados en extremo oriente. Las reservas del gas supertoxico BZ podrían exterminar por sí sola a la humanidad entera. Otros depósitos de modernizadas armas químicas y bacteriológicas se instalaron ya hace varios años en Europa, en especial cerca de Pinnasens, en Alemania. Malasia, Afganistán y El Salvador, por sólo citar algunos ejemplos, conocieron también la aplicación de armas químicas. A partir de 1901, los EE UU reduplicaron sus esfuerzos para lograr el perfeccionamiento y almacenamiento en Europa de las cargas químicas binarias, un gas neurotóxico de dos componentes que aisladamente son inofensivos, pero cuya combinación puede adoptar dos formas, la llamada GB de acción inmediata, o la VX de suspensión en la atmósfera. Ambas producen la muerte en el primer minuto. Después de aquel histórico encuentro entre Reagan y Gorbachov, que supuso un paso importante en los intentos de desarme nuclear, y durante el cual se habló también de la necesidad de reducción del armamento químico, los norteamericanos comenzaron llenar el 16 de Diciembre de 1987(en las instalaciones de Pine Bluff, en Arkansas) los primeros contenedores con el agente químico tóxico GB2, a partir del cual se forma una materia neurotóxica en el momento de su aplicación en combate.

Cabe recordar una vez más (para intentar comprender el posible origen de fenómenos, como por ejemplo el de la pandemia del Sida) lo que Bertrand Russell dejó escrito en su obra "Impacto de la ciencia en la sociedad": "Actualmente la población mundial se está incrementando en unos 50.000 individuos por día. La guerra, hasta ahora, no ha tenido un gran efecto en este incremento, que ha ido continuando a través de cada una de las guerras mundiales. La guerra, hasta ahora, no ha sido efectiva en este aspecto. Pero tal vez la guerra bacteriológica llegara a ser efectiva. Si una muerte negra se extendiese por el planeta, una vez por cada generación, los supervivientes podrían procrear libremente, sin llenar en exceso la tierra". Que cada uno juzgue por sí mismo el tenor de estas declaraciones.

EXPERIMENTOS SECRETOS

Cualquiera de los experimentos anteriormente expuestos queda ampliamente superado con los ensayos de la llamada "arma étnica". De acuerdo con documentación a la que se ha tenido acceso, se ha estado trabajando años atrás en la creación de una bioarma dirigida a afectar a las personas de color, al tiempo que dejaba indemnes a la personas de raza blanca.

Y ya en este contexto, y para que el lector pueda hacerse una idea de lo variados que pueden llegar a ser los recursos aplicables a un enfrentamiento, se citan las palabras pronunciadas por el científico norteamericano de origen yugoslavo Andrija Puharich, durante el Congreso Internacional sobre el Desarrollo del Hombre celebrado en 1985 en San José de Costa Rica. Dijo allí Puharich que estábamos siendo sometidos en nuestros días a una guerra de campos de ondas de baja frecuencia, contra la cual podía el organismo humano desarrollar una protección aplicando la suficiente dosis de voluntad.

Esto fue un flash resumido del panorama americano, pero peca de ingenuo aquél que opine que el bloque hasta hace poco contrario se andaba a la zaga. Mientras tanto alguien, en la trastienda del planeta, sigue frotándose las manos... ¿Hasta cuándo...?

Hasta que el ciudadano despierte de su conformismo, hasta que la gente abra los ojos y sus mentes, se ponga a pensar, y deje de formar parte de este gran rebaño de siervos que encima van y le sonríen con placidez al tipo que los está pisando. En todos los campos y a todos los niveles de la vida.



La Teoría de la Conspiración

Así es llamado el estado de opinión que, en líneas generales, postula la existencia de un plan misterioso para dominar el mundo. No es una teoría científica sino una etiqueta cultural tan válida como la expresión "mayoría silenciosa" o "sociedad de consumo". Pero que no posea estatus científico no significa que sus partidarios sean meros promotores de fantasías. Con todo, la Teoría de la Conspiración (TC) suele ser una suerte de rompecabezas con el que se trata de descubrir una lógica subyacente al comportamiento de determinados grupos enigmáticos que evidentemente existen. Rara vez es completamente irracional, si bien choca contra la infalsabilidad. La ausencia de elementos comprobables, sin embargo, no es un defecto sino su naturaleza.

No es arriesgarse a la hoguera ubicar la expresión entre fines de los años ‘40 (cuando el macartismo se abatió en la vida cultural norteamericana), y el asesinato de John F. Kennedy, en noviembre de 1963. De hecho, el atentado contra el líder demócrata fue la primera gran cantera de la Teoría de la Conspiración. No sólo por tratarse del magnicidio impune más espectacular del siglo sino, precisamente, porque las principales pruebas para hallar a sus responsables fueron borradas por los propios encargados de la investigación.

Los partidarios de la TC buscan (y muchas veces encuentran) enemigos en grupos de poder intrigantes y oscuros como la CIA, el FBI, el Pentágono, el Nuevo Orden Mundial, la Comisión Trilateral, los Illuminati, la Masonería, el Diablo, y muchas otras entidades (reales o ficticias) acusadas de ocultar secretos, controlar ciudadanos, eliminar líderes o exterminar minorías en nombre de intereses inconfesables. Y no son pocos quienes lo creen: una encuesta realizada por la Luntz Research reveló que un 74 % de los estadounidenses piensa que la Casa Blanca está envuelta en operaciones encubiertas, que el gobierno ha hecho un pacto con los extraterrestres y que en el país hay una dictadura solapada.


Para un simpatizante tipo de la TC, los sucesos de importancia dramática que quedan sin resolver son parte de "un plan donde el poder impone silenciar la verdad".



Los sitios dedicados a este tema son numerosos en la Web, pero casi todos están en inglés, hay muy poco material en español, probablemente porque básicamente se relacionan con Estados Unidos. Pero en un mundo globalizado, este tipo de temática nos atañe a todos. Quizá los latinoamericanos estemos más habituados a oír hablar de corrupción que de conspiración, y es posible que los artículos de esta sección puedan resultar bastante chocantes. Sin embargo, a pesar de la disparidad, y más allá de las particularidades, todos las posturas, sin excepción, denuncian un plan para conquistar el mundo (el Nuevo Orden Mundial, o Globalización) que ya está en marcha y bien avanzado.

Es ciertamente llamativo el tema de los culpables de las supuestas "conspiraciones". Para los nacionalistas a ultranza, como las llamadas milicias norteamericanas, todo está orquestado por el Comunismo; para los cristianos, todo está orquestado por Satanás; para el resto todo está orquestado por los Extraterrestres, y en todos los casos con la complicidad del gobierno. Lo curioso, sin embargo, es que si a ciertos artículos se le quitan las implicancias políticas o religiosas, se dejan los hechos desnudos, y se cotejan éstos con lo que vemos en las noticias, se llega a la conclusión de que tienen razón en cuanto a que algo está sucediendo.

Y esto va desde lo grande hasta lo pequeño. Un caso grande: la red de espionaje Echelon, que fue noticia en los medios a principios del 2000, y a la cual se venía denunciando en Internet desde hacía varios años. Un caso pequeño: un artículo hace notar que el aspecto de la policía (uniformes, armamento) se parece cada día más al del ejército. Según el articulista, se trata de una maniobra sutil para acostumbrar a la gente a los uniformes militares para cuando las tropas de la ONU (brazo armado del Nuevo Orden Mundial según él) tomen el control a escala global. Porque: mundo global = gobierno global = policía global.

En suma: algunos artículos son delirantes, otros dejan una duda razonable, pero todos son interesantes de leer, máxime teniendo en cuenta que es difícil encontrarlos en español.

Si a usted le interesa descubrir, aunque más no sea, una parte de la "verdad", entonces infórmese, investigue, cuestione y lea "entre líneas" toda la información que llega a través de los medios de comunicación... Y sobre todo, lo importante es buscar las coincidencias entre esas informaciones, pues si coinciden en x cosa, esa x cosa es real. Quizá haya que leer los artículos conspirativos con este método para comprobar su veracidad.

Ahora, más que nunca, tenemos el deber de investigar y difundir masivamente toda la información, ya que quizás, en un futuro no muy lejano, no gozaremos de la libertad de expresión que en la actualidad poseemos...

Que cada uno saque sus propias conclusiones...

El caso Fleischmann y Pons

Los periodistas italianos no exageraban cuando titularon “telenovela nuclear” el anuncio de que dos investigadores de la Universidad de Utah, Martin Fleischmann y Stanley Pons, habian desencadenado la fusión nuclear en una probeta. El supuesto descubrimiento reúne todos los ingredientes para escribir el guión de una gran película de suspenso cientifico. Hay buenos y malos, guerra de patentes, un Premio Nobel y miles de millones de dólares en juego. Y sobre todo, la recompensa más extraordinaria que pudiera soñar nunca un científico: la clave para almacenar el Sol en una botella. Porque eso es lo que sería la llamada fusión fria, una energia de ensueño, inagotable, como el agua de los mares, barata y relativamente limpia. Los papeles estelares de esta telenovela ya están adjudicados.

Durante más de cuatro décadas la ciencia moderna dedica ímprobos esfuerzos y cantidades billonarias en la investigación de un reactor nuclear capaz de generar energía ilimitada mediante la fusión de átomos de hidrógeno. Muchos físicos que comenzaron jovencitos en estos afanes se jubilarán sin ver cumplido sus sueños: una energía barata y segura a partir de la fusión en caliente, también denominada fisión.

La fusión es el proceso que tiene lugar en la superficie del sol donde, a temperaturas de millones de grados, los átomos de hidrógeno se comprimen para formar helio, produciendo en el proceso una masiva emisión de energía del mismo tipo de la que genera la bomba de hidrógeno. Es fácil entender que profesionales que ha dedicado su vida y su talento en pro de domeñar tales fuerzas, reaccionen contra la noticia de que dicha fusión es posible a temperatura ambiente y en un recipiente con tan poco glamour científico como una jarra de agua.

Los átomos de hidrógeno se repelen con tal fuerza que no existe ninguna reacción química que pueda persuadirles de que se fusionen. Existen, sin embargo, isótopos de hidrógeno más pesados, como el deuterio que, junto con átomos de oxígeno, forma lo que se conoce como "agua pesada". Estos isótopos, bajo determinadas circunstancias, pueden ser obligados a fusionarse en una reacción nuclear. Cuando esto se consigue, se desprende energía. Sin embargo, la única circunstancia conocida para que se fusionen dos átomos de hidrógeno no ocurre en modestas mesas de laboratorio sino en instalaciones donde se reproducen escenas que le hubieran servido a Dante para mejor describir el infierno.

Es por ello que el mundo científico se quedó atónito cuando en Marzo de 1989, el profesor Martin Fleischmann, de la Universidad de Shouthampton y el profesor Stanley Pons, de la Universidad de Utah, convocaron una rueda de prensa en la que conjuntamente anunciaron el descubrimiento de la "fusión en frío", esto es, la producción de energía a través de lo que parecía un proceso nuclear que tenía lugar dentro de un recipiente de agua a temperatura ambiente. Porque cuando dos núcleos de deuterio se fusionan o bien producen helio y un neutrón o bien tritio y un protón. Y era esto lo que sucedía en los experimentos anunciados por los profesores Fleischmann y Pons.



Fleischmann y Pons manifestaron en dicha rueda de prensa que el experimento había consistido en pasar una corriente eléctrica a través de un par de electrodos hechos de metales preciosos (uno de platino y otro de paladio) inmersos en una jarra de cristal conteniendo agua pesada en la cual habían disuelto algunas sales de litio. Esta simple instalación (valorada en poco más de 150 dolares) era capaz, según los informadores, de producir entre 4 y 10 veces más energía calorífera que la energía eléctrica utilizada. Como ninguna reacción química era capaz de producir un resultado de tal magnitud, los científicos concluyeron que se debía a fusión nuclear.

Fleischmann y Pons, dos distinguidos científicos en el campo de la electroquímica, al hacer semejante revelación a la prensa transgredieron la forma tradicional de revelar descubrimientos científicos. El proceso habitual hubiera sido enviar el trabajo a la revista Nature (poco menos que la “Biblia de la ciencia”)

quien a su vez lo hubiera remitido a peritos cualificados dentro del campo tratado. Si los científicos consultados encontraban el informe aceptable, Nature lo publicaba, hecho que otorgaba a los autores prioridad en el descubrimiento y abría el grifo de donde manarían los fondos que permitirían confirmar los experimentos.

Pero los dos químicos previeron dificultades de haber seguido el citado método. En primer lugar, su trabajo no sería escrutado por talentos en su área específica, pues su descubrimiento no correspondía exactamente al campo de la electroquímica. Probablemente hubiera terminado en manos de físicos nucleares, hombres que habrían malgastado su vida persiguiendo en vano la "fusión en caliente". Y no es que estos físicos no pudieran ser imparciales, o fueran incapaces de aceptar hechos probados, sino que su experiencia puramente física les privaría de la perspectiva química del experimento, decisiva en este caso.

También estaba en juego mucho dinero. Cualquiera que desarrollara un reactor de fusión rentable (fuera esta fusión fría o caliente) estaría proporcionando a la humanidad una fuente de energía para cientos de años. Las patentes y los derechos de producción de dicha energía daría origen a una industria billonaria. Podría tratarse de uno de los descubrimientos más lucrativos jamás hecho. Con tales sumas de dinero en juego, las universidades donde prestaban sus servicios Fleischmann y Pons decidieron evitar cualquier ambigüedad en cuanto a la prioridad del descubrimiento, de ahí la poco ortodoxa rueda de prensa. Luego de la misma, se publicó un articulo conjunto en The Journal of Electroanalytical Chemistry.

Tras el anuncio se abrió un periodo de felicitaciones y parabienes durante el cual la prensa habló de fusión más que en los veinte años anteriores. Todos alababan la nueva fuente de energía barata. Los laboratorios de todo el mundo se apresuraron a realizar pruebas para confirmar la fusión en frío, confirmaciones que no tardaron en llegar. Primero fue la Universidad de Texas, quienes informaron de la detección de exceso de energía. La Universidad Joven de Brighman detectó también exceso de calor y un flujo de neutrones mensurable.

El primer espaldarazo de un importante instituto de investigación, el de la Universidad de Standford, en California, llegó tan solo un mes después del anuncio de la fusión en frío. El profesor Robert Huggins manifestó haber duplicado el experimento de Fleischmann y Pons, habiendo obtenido una emisión de energía un 50 mayor que la aplicada. Añadía el profesor Huggins que para mantener la temperatura constante durante las dos pruebas realizadas, había depositado los recipientes de agua en una nevera de playa. Este detalle "casero" encrespó aún más, si cabe, a los expertos en fusión en caliente, que utilizaban habitualmente máquinas e instalaciones valoradas en billones de dólares.



Por esa época, en Dallas, la Asociación Química Americana celebró su convención anual. En ella, el profesor Pons presentó a sus colegas detalles de sus experimentos. La energía liberada de la célula construida por ellos, era de más de 60 vatios por centímetro cúbico, que era más o menos la energía obtenida en un reactor nuclear convencional. Pons también alegó haber hallado tritio en la célula, un signo inequívoco de que se estaba produciendo la fusión. Pons estimó que la célula emitía 10.000 neutrones por segundo, cantidad apenas superior al nivel de radiación que normalmente se encuentra en el ambiente, pero miles de millones de veces inferior al resultante de la fusión nuclear en caliente, un enigma que Fleischmann y Pons veían como un impedimento para que su teoría fuera aceptada como fusión en términos convencionales. A pesar de las reservas que el caso todavía merecía, la convención no pudo reprimir su regocijo por el hecho de que dos químicos hubieran superado a sus competidores del campo de la física.

Éste fue, quizás, el momento más álgido, en cuanto a estimación, de la teoría de la fusión en frío. Organizaciones de todo el mundo estaba intentando reproducir el proceso en sus laboratorios, muchos de los cuales informaron haberlo logrado. Para finales de Abril, Fleischmann y Pons presentaron una solicitud de petición de fondos al US House Science, Space and Technology. Solicitaban 25 millones de dólares para la creación de un centro de investigación de la fusión en frío en la Universidad de Utah.

Entonces las cosas comenzaron a torcerse. Primero, algunos investigadores que anunciaron haber logrado reproducir el experimento de Fleischmann y Pons, se retractaron aduciendo errores debidos a los equipos o a las mediciones. En Mayo, la Asociación Americana de Física celebró su convención anual en Baltimore. Para entonces la oposición a la fusión en frío estaba tomando fuerza. En la convención, Steven Koonin, físico teórico de la Universidad de California, recibió una salva de aplausos cuando manifestó que los físicos estaban sufriendo la incompetencia o quizás el engaño de los doctores Fleischmann y Pons. No obstante, fue un químico, el Dr. Nathan Lewis, quien consiguió los mayores aplausos al anunciar a la concurrencia que tras exhaustivos intentos de reproducir la fusión en frío, su equipo no había encontrado signos de calor inusual, ni habían detectado neutrones, ni tritio ni helio ni rayos gama.

Para finales de Mayo (recordar que hablamos de 1989), tanto la prensa popular como la científica comenzaron a insertar titulares que dejaban entrever la idea del posible engaño en relación a la fusión en frío. Entones vino el golpe definitivo contra los que todavía apoyaban dicha teoría: el Dr. Richard Petrasso, del Centro de Fusión de Plasma del prestigioso MIT (Massachusetts Institute of Technology) presentó los resultados de una serie de intensivas investigaciones sobre los experimentos de Fleischmann y Pons. Según Petrasso, los datos aportados por los dos investigadores tenía visos de ser un "invento". Todas las detecciones de rayos gamma alegadas por Fleischmann y Pons podían no haber tenido lugar en absoluto. El Dr. Ronald Parker, director del citado Centro de Fusión de Plasma, manifestó sin ambages que las emisiones de neutrones debían haber sido menores de las comunicadas, o incluso inexistentes.

De esta manera, sin haber transcurrido dos meses desde su presentación pública, la fusión en frío recibía la bofetada de dos de los centros más prestigiosos del mundo en el campo de la investigación nuclear, centros con subvenciones de miles de millones de dólares al año para sus investigaciones. El informe del MIT que desacreditaba la fusión en frío fue tan contundente que todavía hoy, el departamento de Energía de los EE.UU. continúa negándose a financiar investigaciones en este campo. Incluso la Oficina de Patentes de ese país sigue basándose en el informe del MIT para impedir la inscripción de cualquier invento relacionado con la fusión en frío.

Si el Dr. Parker se hubiera detenido en este punto, es posible que el mundo no hubiera vuelto a oír hablar de la fusión en frío, al menos hasta que hubiera surgido una nueva generación de científicos. Pero envalentonado por el eco de sus ataques, decidió ir más allá y acusó abiertamente a Fleischmann y Pons de posible fraude científico. Estas graves declaraciones las hizo a un periodista del Boston Herald, quien las publicó. Cuando Parker vio impresa tan grave imputación, atribuyó al periodista haber tergiversado sus palabras.

Desafortunadamente para Parker, el periodista del Boston Herald tenía grabada la conversación, y en ella se repetía, perfectamente audible, la palabra "fraude".

Dentro del MIT comenzó a sospecharse de que los datos aportados en el informe de Parker y Petrasso no fueran lo que parecían, y que miembros del Centro de Fusión de Plasma se hubieran embarcado en una deliberada cruzada para ridiculizar a la fusión en frío, llegando en su afán a amañar los datos.

Entonces se descubrió que los mencionados investigadores habían reducido deliberadamente las mediciones obtenidas con la célula de Fleischmann y Pons con el único fin de desprestigiar a estos investigadores. Este descubrimiento causó un revuelo enorme, incluso dentro del propio MIT. Eugéne Mallove, miembro de la dirección del Instituto, dimitió enviando una carta al MIT acusándoles de amañar datos experimentales solamente para condenar una teoría que no era de su agrado.

Acosado por todas partes, (excepto por los otros centros de investigación de fusión en caliente, que mantuvieron un cómplice silencio) el MIT se retractó. Pero lo hizo de forma tibia, simplemente añadiendo al informe original un apéndice, cuidadosamente escrito, donde se reconocían errores en el análisis calórico de los experimentos. También modificaron la calificación de sus resultados: de un categórico "incapaces de reproducir el experimento de Fleischmann y Pons" a un tibio "demasiado poco sensitivo para poder ser confirmado".

A pesar de la rectificación del MIT, fue su primer informe el que quedó en la mente del público y en la gubernamental. Este informe sirvió de pretexto para que el Comité de Asuntos Internos de los EE.UU., formado para examinar la petición de fondos de Fleischmann y Pons, denegase los mismos por falta de evidencias precisas del proceso en cuestión.

Desde esos incidentes hasta la fecha ha transcurrido mucho tiempo, y es lógico preguntarse: ¿dónde se encuentra hoy la fusión en frío? La fusión en frío, según informan sus defensores, ha sido reproducida y medida por cerca de 100 grupos diferentes en 10 países distintos, principalmente en los EE.UU., Europa y Japón.

Sin embargo, el silencio que se cierne en torno a este otrora asunto de primera página, parece indicar dos cosas: 1) que la producción de energía por la fusión en frío es mucho menor que la esperada, haciendo inviable su producción en grado industrial, o 2) que los resultados ya no se dan en los laboratorios, o que sólo ocurren ocasionalmente, lo que obliga a pensar que no se sabe a ciencia cierta cuál es su origen.

La fusión en frío ha quedado relegada a un olvido “mediático” y sólo aflora en los medios a impulsos de los amantes de la paraciencia o ecologistas que no renuncian al sueño que representa la idea de Fleischmann y Pons: conseguir energía ilimitada, barata… y limpia.

Pero la pregunta que queda flotando es: ¿Por qué muchos científicos sintieron la irrefrenable necesidad de oponerse a la fusión en frío incluso llegando a extremos de amañar de forma anticientífica los resultados? El dinero en juego pudiera explicar parte de esta oposición, pero no basta. ¿Quizás orgullo herido?

Cierto es que los físicos que se dedican a la fusión en caliente hubieran recibido un buen varapalo, pero ello no justifica llegar a tales extremos. Y ya que hemos tocado este punto, ¿por qué siguen destinándose partidas billonaria a la investigación de la fusión en caliente cuando sería más práctico, rentable y ecológico llegar al fondo del misterio de la fusión en frío? ¿Quizás porque lo que se busca no es la creación de energía a un coste asequible sino simplemente seguir engrasando la máquina de guerra? Entonces se comprende la oposición de las oficinas gubernamentales a no respaldar la fusión en frío.

Desgraciadamente, hoy poco se sabe de este revolucionario proceso. Como señala el profesor Federico Di Trocchio: “La fusión en frío ha tenido un coste hasta el momento de casi cien millones de dólares, sin que se hubiera obtenido ninguna aplicación”. Pero, ¿se ha tenido verdadero interés en investigar hasta sus últimas consecuencias este sistema “revolucionario” de producción de energía?

Como hemos visto, los poderes oficiales se han negado reiteradamente a ello. Y nadie, que se sepa, ha refutado la fusión en frío con criterios empíricos. ¿En qué resultará finalmente esta aventura? Sería una pena que a la postre los detractores, con sus mezquinas artimañas, terminasen teniendo razón. Cosas de la ciencia.

Los 10 lugares mas fantasmagoricos del mundo

Si en verdad existen los fantasmas y se manifiestan en todas las culturas y desde tiempos inmemoriales, hay ciertos lugares que han ganado fama por su población espectral y los extraños fenómenos que ahí se suceden.
Ésta es nuestra lista con los sitios espectrales de mayor alcurnia. –Ruy Xoconostle Waye.

1. Rectoría de Borley, Essex, Gran Bretaña

La historia
El caserón de 23 recámaras en el que vivían el reverendo Henry Bull, su esposa y catorce hijos, fue levantado en 1863 en la villa de Borley, en el condado de Essex. Aparentemente fue construido sobre las ruinas de un monasterio benedictino del siglo xiii. La leyenda cuenta que uno de los monjes huyó con una monja, pero fueron apresados junto con el chofer de la carroza en la que escapaban. El monje fue ahorcado, el chofer decapitado y la monja encapsulada viva en las paredes del monasterio. Esta última es la más vista a través de los siglos: se conoce como el Nun’s Walk (caminata de la monja) al patrón que sigue este espectro, el cual se dice que se repite cada 28 de julio –aunque la propiedad se quemó en 1939–. Se han contabilizado dos mil fenómenos sobrenaturales distintos que se han repetido durante décadas en lo que ha sido el caso más investigado de la historia.

Por qué es famoso
No en balde la llaman “la casa más embrujada de Inglaterra”. La rectoría de Borley fue investigada por el famoso buscafantasmas Harry Price a principios del siglo xx, fotografiada por diarios y prestigiosas revistas de la talla de Life, ha acogido guías de turistas y hasta ha tenido que soportar a los miles de curiosos que se reúnen para ver un fantasma: el 28 de julio de 1988, la policía tuvo que retirar a un gentío que se amasó para presenciar el famoso Nun’s Walk. http://www.borleyrectory.com


2. Torre de Londres, Londres, Gran Bretaña

La historia
Miles de personas murieron en de esta prisión y centro de ejecución británico. Entre los espíritus más famosos están Ana Bolena, la segunda esposa de Enrique VIII y Jane Grey, quien fuera Reina de Inglaterra por nueve días. Durante siglos se han reportado innumerables fenómenos –el primer fantasma que se vio data de 1241–, que van de figuras que cargan cuerpos decapitados –casi todos los espectros vistos carecen de cabeza– a procesiones funerarias sobrenaturales.

Por qué es famoso
Debido a la cantidad de gente que murió ahí, es descrito como uno de los sitios más terroríficos de Inglaterra. Sin embargo, ningún guía de turistas de la Torre de Londres menciona algo sobre los fantasmas: dice la tradición que, si así lo hicieran, traerían mala suerte sobre ellos.

3. Transilvania, Rumania

La historia
Dos sitios son famosos en el área de Transilvania: el castillo Corvin y el castillo Bontida. El primero está embrujado por los espíritus de prisioneros turcos que fueron forzados a cavar con sus propias manos. También por una dama de blanco, aparentemente una noble asesinada por su esposo con una estaca de hierro que le clavó en la cabeza (la descubrió haciendo el amor con un sirviente).

Por qué es famoso
El país es famoso por el sanguinario príncipe Vlad Tepes, de quien deriva el mito del Conde Drácula, cuyo espíritu, según algunos rumanos, merodea todavía por la región. Transilvania es sinónimo de todo lo fantasmagórico.

4. Chingle Hall, Goosnargh, Gran Bretaña

La historia
Construida en forma de cruz por Adam de Singleton en 1260, tiene pasadizos y cuartos secretos. Por su tendencia católica –ahí nació San John Wall–, fue un lugar prohibido durante la revolución anglicana. En esta casa hubo torturas y asesinatos. Hoy, se contabilizan 21 fantasmas en su interior, incluyendo monjes y una mujer de “apariencia terrible”.

Por qué es famoso
Se han realizado muchas investigaciones que han arrojado grabaciones en audio, video y fotografías ampliamente respetadas en el mundillo de la parapsicología. Se pelea con la rectoría de Borley el título de “la casa más embrujada de Inglaterra”. Los Kirkham, dueños actuales de la propiedad, permiten visitas de abril a octubre, y hasta organizan estancias nocturnas (previa cita). http://www.chinglehall.com

5. Vale do Anhangabau, Brasil

La historia
El nombre de la zona –que abarca parte de Sao Paulo– significa ‘Valle de los espíritus’. Dos fuertes poltergeists se han manifestado en este sitio: una, en un edificio gubernamental en 1999 –voces y pisadas fantasmales, llamadas telefónicas insistentes– y, en 1959, el famoso Poltergeist de Sao Paulo, en el que durante 48 horas una lluvia de piedras asoló a la familia que habitaba la Hacienda Ulhoa, así como una serie de fenómenos que se extendieron por 40 días.

Por qué es famoso
Los dos casos obtuvieron la atención del mundo, sobre todo el del poltergeist y la ‘lluvia de piedras’, en el que incluso se llegó a practicar un exorcismo avalado por la Iglesia católica.

6. Palacio de Hampton Court, Londres, Gran Bretaña

La historia
60 acres de historia y fantasmas, fue construido en 1514 y en 1528 se mudó a sus habitaciones el rey Enrique VIII, famoso por su hábito de acusar a sus esposas de adulterio y mandar ejecutarlas. Las reinas Ana Bolena, Catherine Howard y Jane Seymour –todas ejecutadas– se pasean por los pasillos de Hampton Court, abierto al público desde 1838. Además, se dice que cada 40 años un niño se lanza, como hipnotizado, al lago que se ubica en el interior de la propiedad para ahogarse. Así sucedió en 1887 y 1927 –el niño que se arrojó en 1967 fue salvado antes de que pereciera–.

Por qué es famoso
Es la residencia nobiliaria más embrujada de Inglaterra. Miles de historias corren por las venas de este palacio, y testigos de alcurnia, como la Reina Isabel I y la princesa Federica de Hanover, aseguraron encontrarse con apariciones espectrales.

7. Castillo Falkenstein, SaJonia, Alemania

La historia
La familia Von Asseburg compró este castillo a mediados del siglo xv y sigue siendo dueña de la propiedad. Durante siglos, un cuarto del castillo permaneció cerrado, al menos hasta 1839, fecha en la que fue abierto por trabajadores y clausurado casi inmediatamente –hallaron el esqueleto de una mujer–. Pasaron cien años para que volviera a abrirse: soldados estadounidenses durante la ocupación de Alemania al final de la Segunda Guerra Mundial irrumpieron en él y se dice que encontraron un cuchillo de carnicero colgando de una cadena en el techo.

Por qué es famoso
La recámara en cuestión no sólo es popular porque al parecer tenía que permanecer cerrada para contener los espíritus que ahí se amasaban, sino porque el centro de la actividad paranormal se dice que es una cama. Actualmente es un museo.

8. Cementerios de Chicago, Estados Unidos

La historia
Hay más de 100 reportes de actividad paranormal en el cementerio Bachelor’s Grove en Chicago, Illinois: fantasmas de víctimas de los gánsters de la década de los veinte, mujeres, luces fantasmagóricas, hombres con dos cabezas y autos espectrales. Asimismo, los panteones de Evergreen, Graceland, Holy Sepulchre, Jewish Waldheim, Mount Carmel, Resurrection y White tienen sus propias historias.

Por qué es famoso
No es ningún secreto que un panteón sea un epicentro de actividad paranormal, pero la ciudad de Chicago es la meca de los cementerios embrujados: más espíritus chocarreros por lápida que cualquier otro sitio en el mundo.

9. Santiago de Compostela, España

La historia
El lugar por el que caminó el apóstol Santiago –uno de los doce seguidores de Cristo– y un caballero famoso por matar moros, Santiago Matamoro, arrastra a cientos de miles en procesiones que se llevan a cabo hasta la fecha. El fantasma del primero nunca ha sido visto, pero el del segundo sí, cabalgando en un caballo blanco. También hay reportes de ‘almas’ acompañando a los fieles en la procesión.

Por qué es famoso
Aparte de ser uno de los únicos tres lugares santos en el mundo para la religión católica –los otros dos son Jerusalén y Roma–, Santiago de Compostela es un centro energético para los adeptos a la New Age y uno de los lugares más reconocidos en el mundo por su ‘vibra’ espiritual.

10. Distrito Otemachi, Tokio, Japón

La historia
Detrás de las oficinas de la Mitsui Trading Company está el mausoleo de Tairo No Masakado, un famoso samurai. Dicho mausoleo fue derribado en 1923 para construir el edificio del Ministerio de Finanzas, el cual sufrió una gran cantidad de percances (accidentes y actividad poltergeist) y la rara coincidencia de que los catorce ministros de finanzas que apoyaron la decisión murieron durante la construcción bajo circunstancias misteriosas. Finalmente, el edificio se incendió, y durante la ocupación estadounidense se construyó un estacionamiento. Después de incidentes similares, se removió y se reconstruyó el mausoleo original.

Por qué es famoso
Japón es un país lleno de fantasmas, y el distrito financiero es el más poblado por éstos. Bancos y corporaciones donan dinero a la manutención del sitio memorial de Tairo no Masakado, se organizan actos solemnes con oraciones los días primero y quince de cada mes. En general, medios de comunicación, políticos y empresarios se refieren al lugar y a Tairo con respeto.

El Exorcista, La verdadera Historia

William Peter Blatty, autor de El Exorcista, era un joven estudiante de literatura en la universidad jesuita de Georgetown (Washington DC) cuando, en agosto de 1949, leyó una noticia en el diario The Washington Post: "Un sacerdote libra a un joven de Mount Rainier de las garras del demonio". Veinticinco años después, tras investigar los hechos y cambiar – a petición del padre Bowdern, sacerdote que practicó aquel exorcismo – la identidad del protagonista, por la de una niña, escribió una novela de la que se vendieron trece millones de ejemplares. Dos años más tarde la convirtió en el guión de la mítica película del mismo nombre. Según Blatty, Bowdern, obligado por el juramento de secreto a no hablar del exorcismo, le dijo únicamente: "Puedo asegurar que el caso en que me vi implicado era auténtico".

El arzobispado local ha eludido en diversas ocasiones la entrega de los documentos oficiales respecto a este caso, "por razones serias y validas" según sus propias palabras, pero nunca ha negado su existencia. Hoy, sin embargo, conocemos todos los detalles gracias a Tomas B. Allen quien, cuarenta años después, consiguió que el padre Halloran – uno de los nueve jesuitas que asistieron a Bowdern – le facilitara un diario del exorcismo. Este escrito fue hallado en 1978, durante las obras del hospital de los hermanos de los pobres de Saint Louis, en una de cuyas habitaciones, clausurada hasta esa fecha, se produjo el exorcismo último y definitivo. Se trata de veintiséis páginas mecanografiadas en las que se recogen los testimonios de 48 personas que asistieron a la víctima y contemplaron de cerca su endiablado estado.

El maligno se manifiesta

Todo empezó con el ruido de un suave goteo en casa de los Mannheim – los nombres son falsos –, en Mount Rainier (estado de Washington). Allí vivía Robbie, un chico de 13 años, con su abuela materna, su madre y su padre. El persistente sonido se inició un sábado por la noche. El niño y su abuela se hallaban solos y realizaron una gira por las habitaciones buscando el origen del ruido. Al entrar en el dormitorio de la anciana, vieron que en un cuadro en el que se representaba a Jesús estaba torcido y se movía como si alguien golpeara la pared tras él. El goteo cesó para dar paso al chirrido de unos arañazos tras la pared, "como si una garra rascara la madera". Los arañazos continuaron oyéndose durante once días. Comenzaban hacia las siete de la tarde y paraban a media noche. Curiosamente, se detuvieron el día en que murió Harriet, una tía espiritista de Robbie, que había enseñado al muchacho a manejar el tablero ouija. A partir de aquel momento, Robbie pasaba horas enteras jugando con la ouija, intentando entrar en contacto con su querida tía difunta. Fuera ésta o no la causa de la posesión, el hecho es que los fenómenos paranormales comenzaron a producirse a su alrededor sin interrupción. Al irse a dormir oía pasos junto a su cama y, durante el día, objetos y muebles pesados se deslizaban por el aire o se volcaban solos. Sus parientes podían ver girar vertiginosamente las sillas en que Robbie se sentaba. Él insistía en que no era culpa suya. Pero la fenomenología crecía y llegó a un punto de paroxismo la noche en que, para ahuyentar el miedo del chico, su abuela y su madre se acostaron con él. De pronto el colchón levitó y colcha y sábanas – completamente estiradas – se elevaron ante sus ojos como si algo invisible tirara de las esquinas.


La familia consultó a médicos, psiquiatras y psicólogos, que declararon normal a Robbie. También a médiums que diagnosticaron una crisis de adolescente que pasaría a su tiempo. Pero Robbie ya no podía siquiera ir al colegio: su pupitre daba saltos y golpeaba los de los demás niños. Había comenzado a volverse hosco y reservado. Además, durante las noches tenía pesadillas en las que parecía hablar con alguien. Sus padres se dirigieron a un sacerdote luterano llamado Schulze quien, creyendo estar ante un poltergeist, rezó por el muchacho. Pero, tras pasar una noche con él y ser testigo directo de la aterradora fenomenología que rodeaba a Robbie y, sobre todo, al aparecer el 26 de enero sobre el pecho del niño unos arañazos en forma de letra, "como si alguien los hubiera trazado desde dentro con un cuchillo", Schulze comenzó a pensar que un poder maligno había invadido al muchacho.

Es sabido que la posesión demoníaca se manifiesta, progresivamente, de tres formas: infestación (el demonio actúa sobre la materia circundante y produce fenómenos telequinéticos de toda índole); obsesión (atormenta a la víctima sin hacerla perder el conocimiento pero de modo evidente); y posesión (invade el cuerpo de la persona y lo trata como propiedad suya). Para Schulze, Robbie estaba a punto de pasar a la tercera fase, así que recomendó a la familia consultar a un sacerdote católico: "Ellos entienden de estas cosas". Y es que, mientras las iglesias luteranas no conceden ninguna credibilidad teológica a la existencia del demonio, la católica tiene una larga tradición de exorcismos que se remonta a los realizados por Jesús. Además, desde los comienzos de la Cristiandad, cuentan para practicarlos con un ritual que se formalizó en 1614 bajo el nombre de Rituale Romanum.

Fue así como los Mannheim se pusieron en contacto con el padre Hughes, párroco de la iglesia católica más cercana. Al principio éste se limitó a darles agua bendita y unos cirios consagrados, remedios infalibles contra el demonio. Pero la botella con agua bendita explotó al entrar en el dormitorio de Robbie y las velas, al ser prendidas, lanzaron tales llamas que casi incendiaron la casa. Entonces Hughes decidió visitar al chico. Al parecer, Robbie estaba en la cama, en estado de trance, y le recibió diciéndole en latín: "Oh, sacerdote de Cristo, sabes que soy un demonio. ¿Por qué me molestas?".

Precisamente, según el Rituale Romanum, la capacidad de hablar o entender una lengua extranjera desconocida anteriormente por la persona es una de las características de la posesión, sobre todo si va unida a la exhibición de una fuerza sobrehumana, el conocimiento de hechos ocultos o futuros y una profunda aversión hacia lo sagrado que se manifiesta incluso hacia las medallas, cruces o reliquias ocultas. Así que Hughes – tal y como indica el ritual – solicitó permiso para practicar un exorcismo al arzobispo de Washington, O’Boyle, quien, incomprensiblemente, se lo concedió. Y es que en el Rituale se dice expresamente que "el sacerdote designado para hacer un exorcismo, además de distinguirse por su piedad, prudencia y vida íntegra, debe ser inmune a cualquier ansia de engrandecimiento personal y no confiar en su poder sino en el divino, así como de edad madura y reverenciado no sólo por su cargo sino por sus cualidades morales". Características todas ellas que Hughes, a sus 29 años de edad, no había tenido tiempo de reunir. Tampoco siguió el joven párroco otra instrucción del ritual, a saber: "Recurrir a un estudio profundo del asunto (...) examinando los autores aprobados y los casos producidos". Quizá por todo ello, aunque realizó una confesión general, ofreció misa y oraciones especiales e incluso ayunó, el exorcismo resultó trágico.

A finales de febrero, Robbie fue ingresado en el Georgetown Hospital, dirigido por jesuitas y atendido por monjas que guardaron el más absoluto secreto. Fue atado con correas a una cama y permaneció tumbado con los ojos cerrados, aparentemente tranquilo. Al entrar Hughes en la habitación, tocado con birrete negro, estola púrpura al cuello y con un reluciente aspersor de agua bendita, Robbie "despertó" y con voz perentoria le ordenó quitarse la cruz que llevaba oculta. Asimismo se dice que empezó a proferir juramentos en lengua semítica y aramea y en su pecho comenzaron a aparecer nuevos arañazos.

Hughes se arrodilló junto a la cama con el ritual en las manos, recitó la Letanía de los Santos en latín y luego el Padre Nuestro con el que comienzan las oraciones propias del exorcismo, pero al decir "Mas líbranos del mal", Robbie logró desasir una de sus manos y aflojar una pieza del somier... La monja y el auxiliar presentes oyeron de pronto un alarido de Hughes... Robbie había rajado el brazo izquierdo del sacerdote desde el hombro hasta la muñeca. Alguien dijo que para cerrar la herida fueron necesarios más de 100 puntos. El exorcismo no prosiguió. Hughes sufrió una crisis nerviosa y abandonó Mount Rainier durante un tiempo.

Jesuitas en acción

Las murmuraciones de los vecinos, la desesperación o el hecho de que el cuerpo de Robbie empezara a actuar como un tablero ouija formando palabras con arañazos, fueron el detonante para que sus padres se trasladaran a St. Louis, donde tenían parientes. Allí, la familia pidió consejo al padre J. Bishop, profesor de teología.

Bishop habló con sus superiores y parece que la comunidad jesuita se hizo cargo del asunto. El 9 de marzo, éste visitó por primera vez a los Mannheim. Les interrogó sobre lo sucedido y realizó aspersiones con agua bendita por toda la casa. Especialmente en el dormitorio de Robbie, donde además practicó un exorcismo simple y colocó una reliquia de Santa Margarita sobre la almohada. Todo fue inútil. La reliquia salió disparada y rompió un espejo y el propio Bishop presenció el frenético movimiento de la cama de Robbie y los arañazos que aparecieron en su cuerpo. Al día siguiente habló con el padre William S. Bowdern, jesuita de 52 años, responsable de la iglesia de San Javier y considerado como un hombre santo por quienes le conocían. Por indicación del arzobispo Ritter, habría de ser Bowdern quien llevara a cabo el exorcismo.

El 10 de marzo por la noche, Bishop y Bowdern hablaron con Robbie y rezaron el rosario con él. El niño parecía tranquilo, pero en cuanto le dejaron solo en su habitación volvió a gritar pidiendo ayuda. Poco después mostraba dos arañazos en forma de cruz en sus antebrazos, algo que no dejó de extrañar a los jesuitas que en secreto habían llevado una reliquia del antebrazo de san Javier. Los sacerdotes calmaron a Robbie y le bendijeron. Pero, en cuanto le abandonaron, Robbie sufrió una gran crisis durante la cual una librería de 25 kilos se movió sola colocándose ante la puerta de su dormitorio. Su madre logró introducirse por una rendija en la habitación a tiempo para ver cómo el crucifijo y las reliquias que los sacerdotes le habían puesto se deslizaban solos por su cuerpo hasta quedar a los pies de la cama. Los muebles habían cambiado de sitio por sí mismos, el niño se retorcía de dolor debido a los arañazos y las sacudidas del colchón eran frenéticas.
Tras haber ayunado, celebrado misa y hecho su confesión general, el 16 de marzo por la noche, Bowdern inició el exorcismo que habría de prolongarse en sucesivas sesiones hasta el 18 de abril. Comenzó pidiendo al niño que hiciera un examen de conciencia. Luego fue en busca de toda la familia y de los otros sacerdotes: Bishop, que habría de escribir el diario, y Halloran, de 26 años, cuya fuerza era necesaria para sujetar al poseso. Tras rociar con agua bendita la cama, que no dejaba de moverse, comenzó a leer las letanías del ritual. Cuando dijo: "Yo te ordeno, espíritu impuro, seas quien seas, junto con todos tus asociados que han tomado posesión de este siervo de Dios, que, por los misterios de la Encarnación, Pasión, Resurrección y Ascensión de nuestro Señor me digas mediante alguna señal tu nombre, el día y la hora de tu partida...", ronchones rojos y arañazos cruzaron la garganta, los muslos, el estómago, la espalda y el rostro de Robbie. En su pecho apareció la palabra hell (infierno), y había sangre suficiente para ser secada con un pañuelo. Sobre el escaso vello púbico del niño también se dibujó la letra X y la palabra go (ir). Bowdern interpretó que el demonio se iría en diez días a través de la orina o los excrementos. En lo primero se equivocó. En lo segundo no. Pues, en cada sesión de exorcismo, salían de Robbie grandes cantidades de orina maloliente.

A partir de ese día, la lucha contra el mal fue ganando la batalla. Durante otra sesión, al preguntar al demonio su nombre, se dibujó con arañazos sobre el pecho de Robbie la palabra spite (rencor). No obstante, durante el día Robbie era un muchacho normal, algo característico de los posesos. Sólo durante los períodos de crisis, que a veces duraban horas y que, salvo en raras ocasiones, se presentaron siempre de noche, parecía ser otra persona. Chillaba, ladraba, reía diabólicamente, insultaba y maldecía al oír las plegarias o el nombre de Jesús. Y, al ir avanzando el exorcismo, comenzó a hablar con una voz profunda, ronca, y a volverse más violento. Gritaba obscenidades a los sacerdotes, les acusaba de terribles actos sexuales y les escupía. Su delgado cuerpo se arqueaba tanto que podía tocarse la cabeza con los dedos de los pies. Cantaba melodías que desconocía. Agitaba los brazos desesperadamente y, en cuanto se veía libre de ataduras, soltaba violentos puñetazos.

La última señal

Robbie era luterano y el padre Bowdern decidió bautizarle para acogerle en el seno de la Iglesia Católica. Además, el bautismo es otra forma de exorcizar. Sin embargo, tras recibir este sacramento, se tornó más agresivo. La voz del demonio salía con más frecuencia durante las crisis, hablaba con más autoridad, y profería más obscenidades. Su rostro adquiría expresiones diabólicas y sus uñas, extraordinariamente largas, arañaban su pecho.

Conforme avanzaba la batalla, a los períodos de crisis se sucedían estados de calma en los que el chico proyectaba un aura siniestra que los exorcistas llaman "el roce de Satanás". En cierta ocasión estuvo cuatro días muy tranquilo, pero era sólo otra treta del maligno que, "a veces, deja al cuerpo libre de molestias para hacer creer que ha sido expulsado", señala el Rituale.

Finalmente, tras pasar por un verdadero calvario, durante el cual estuvo alojado en la rectoría de la Iglesia de San Javier, Robbie regresó en tren a Maryland y volvió de nuevo a Saint Louis. El niño fue ingresado a principios de abril en el hospital de los hermanos de los pobres.


El día 18 de ese mes, el padre Bowdern, consumido por el prolongado ayuno y la vigilia, se enfrentó a la que sería la última batalla. Robbie había comulgado ese día y los hermanos de los pobres habían puesto en su habitación una estatua del arcángel San Miguel venciendo al dragón. Con el último amén del exorcismo la habitación pareció invadida de una calma absoluta y Robbie habló con una nueva voz, clara, autoritaria, rica y profunda: "Satanás, Satanás, soy san Miguel y te ordeno a ti y a los otros espíritus malignos que abandonéis el cuerpo en nombre de Dominus, inmediatamente, ¡ahora, ahora, ahora!". Entonces, durante 7 u 8 minutos, Robbie se debatió entre violentísimas contorsiones. Luego, dijo con calma: "Se ha ido". Miró a los sacerdotes y aseguró sentirse bien. Todos se felicitaron. Todos menos Bowdern, que ya no se fiaba del maligno y esperaba una señal característica del final exitoso del exorcismo. Robbie contó que había visto en sueños como el arcángel se había encarado con el diablo haciéndole retroceder hacia una cueva cerrada con barrotes en cuya entrada estaba la palabra spite. Cuando los demonios desaparecieron, notó como si algo tirara de su estómago. Luego se sintió relajado y feliz como no lo había estado desde el 15 de enero. A la mañana siguiente comulgó en la capilla del hospital. Por la tarde durmió una larga siesta. Cuando despertó parecía no recordar nada de su penosa experiencia. "¿Dónde estoy? ¿Qué ha ocurrido?", preguntó. En esos momentos, una explosión resonó en todo el hospital. Era la señal que Bowdern esperaba. Cuando Robbie salió del hospital, su habitación fue clausurada con llave. En el cajón de la mesilla permaneció el diario de Bishop hasta ser hallado en 1978.

Poco después de finalizar el exorcismo, durante una misa celebrada por Bowdern en la iglesia de San Francisco Javier, el ábside se iluminó y ante los asombrados jesuitas allí reunidos brilló por un instante la imagen de san Miguel, con una espada llameante en la mano.

La casa donde se iniciaron los hechos fue quemada durante un ejercicio de bomberos. Hoy tan sólo queda el solar, pero nadie quiere comprarlo.

A pesar de las amenazas de muerte prematura que el demonio hizo a los exorcistas, el padre Bowdern murió en 1983 con 86 años y Bishop en 1978 con 72. En cuanto a Robbie, su vida transcurrió con normalidad. Se casó y tuvo dos hijos.

No tuvieron tanta suerte algunas de las personas implicadas en el rodaje del film, William Friedkin, el director, recibió numerosas amenazas por parte de grupos satanistas. Cuatro miembros del equipo murieron en misteriosas circunstancias. La desaparición de objetos – incluidas varias cintas con escenas ya filmadas – era frecuente. En fin, tal cúmulo de desgracias que ha llevado a algunos a sugerir que sobre la película pesa una maldición.

Parapsicología, psiquiatría y posesión

Algunos psiquiatras creen que los "endemoniados" son víctimas de esquizofrenia o personalidad múltiple, ocasionada por abusos sexuales sufridos en la infancia. Otros sugieren que se debe al síndrome de Gilles la Tourette, cuyos afectados maldicen, gruñen y se retuercen de manera incontrolada; aunque este mal es incurable y la posesión, sin embargo, se cura. Por su parte, la doctora Judith L. Rapoport lo achaca al desorden obsesivo compulsivo (OCD).

El padre Martínez Sierra, teólogo y profesor de la Universidad de Comillas (Madrid) ha declarado que "antes de determinar si alguien está poseído o no, hay que desterrar absolutamente una posible enfermedad mental o la existencia de fenómenos parapsicológicos. Por eso, antes de aprobar un exorcismo se exigen informes de psiquiatras y parapsicólogos. Tan sólo si la persona presenta varias de las características señaladas por el ritual (aversión exagerada a lo sagrado, conocimiento de cosas ocultas o de lenguas ignoradas, y fuerza sobrehumana) puede tratarse el caso como una posesión. En cualquier caso, al demonio no le es preciso llegar a ésta para dificultar el reinado de Dios".

Por su parte, el padre Fortea, párroco de la diócesis de Alcalá de Henares (Madrid), esta de acuerdo en que sacerdotes y psiquiatras han de trabajar conjuntamente en casos de supuestos posesos. Aunque, tal y como explica en su tesina, El exorcismo actual, varias razones distinguen claramente al poseso del enfermo mental. "Los posesos son personas absolutamente normales cuando salen de los períodos de crisis, no padecen delirios ni alucinaciones, cosa que no ocurre a los esquizofrénicos. Tampoco puede tratarse de epilépticos, pues los espasmos y agitación que sufren duran más de los 15 minutos que se prolongan estos ataques.

Además, durante la posesión, las convulsiones y crisis de violencia van en aumento, en lugar de disminuir, como ocurre con los enfermos mentales, y simultáneamente a ellas aparece una nueva identidad que razona y contesta coherentemente. En todo caso, no deja de ser curioso que este extraño síndrome demonopático de disociación de la personalidad, con el que numerosas personas acuden a las consultas de los psiquiatras desaparezca para siempre con una oración litúrgica, cuando desde un punto de vista psiquiátrico, con el exorcismo se debería reforzar la sugestión del enfermo. Por supuesto que algunas personas pueden fingir que estan poseídas, pero para desenmascararlos basta decir el fragmento de un discurso de Cicerón en latín; si se agitan frenéticamente, entonces el sacerdote puede enviarlos con tranquilidad al psiquiatra. Es absurdo también – nos explica Fortea – sostener, como hacen algunos, que los posesos liberados por Jesús padecían en realidad enfermedades diversas. "Nunca se utiliza en los Evangelios la palabra posesión como sinónimo de enfermedad. Y además, si Jesús no creía en la posesión, ¿por qué no nos confirmó que estábamos en un error? Por el contrario, en Lucas 13,32 Jesús mismo se atribuye el poder de expulsar demonios y lo distingue de la virtud de curar enfermos. En realidad Jesús es el Gran Exorcista, y la Era Mesiánica se distingue por que al fin los demonios pueden ser expulsados del Reino de Dios". Ayudante del padre Amorth en Roma, Fortea, para quien "el demonio no tiene cuerpo, tan sólo se manifiesta a través del cuerpo invadido", tuvo la oportunidad de asistir a varios exorcismos. "Lo que ocurre en una posesión es algo más moderado y sorprendente a la vez que lo relatado en la película El Exorcista. No es usual que en un mismo caso se reúna toda la fenomenología que se produjo durante el caso en que se basó el film; normalmente el poseso se limita a blasfemar ante lo sagrado, caer en trance y poner los ojos en blanco, además de agitar los brazos mientras se le dicen las oraciones. Pero puedo asegurar que algo maligno emana de la persona".

Opinión de la Iglesia

El hecho de que Juan Pablo II tuviera que hacer frente, en septiembre de 2000, a una joven endemoniada, ha puesto de actualidad el fenómeno de la posesión diabólica. La Iglesia admite la existencia del diablo y, aunque no es un dogma de fe, también acepta que el maligno tiene poder para poseer a una persona. Así, en el Nuevo Catecismo se lee: "El exorcismo esta dirigido a la expulsión de los demonios o a la liberación de una posesión demoniaca a través de la autoridad espiritual que Cristo confió a su Iglesia". En Italia, la cifra de supuestos posesos debe ser muy elevada, pues la Conferencia Episcopal de este país ha pedido a los párrocos más rigor selectivo a la hora de reclamar exorcismos.

Asimismo, ha decidido imprimir cuanto antes en versión italiana el Rituale Romanum, revisado en 1998 par la Congregación del Culto Divino. En él hay algunas oraciones para rezar en solitario contra el maligno. Por su parte, el padre Gabriele Amorth, con más de 50.000 exorcismos a sus espaldas, ha declarado que "el mundo esta lleno de demonios dispuestos a adueñarse de personas, animales y cosas. Y existen varias vías: el ocultismo, los cultos satánicos y los maleficios". De la misma opinión es el padre Suñer, exorcista durante cuatro años de la diócesis de Barcelona: "Cualquier práctica esotérica puede permitir que el demonio entre en una persona si ésta invoca a Satanás".

*****************************
si es que algun dia les fuera necesario:

Ritual a Seguir, (estracto) sacado del Ritual Romano de la Iglesia Catolica:

*Colocar un crucifijo ante la vista del poseso o en sus propias manos. *Ponerle reliquias y medallas. Pero no acercarle demasiado la Santa Hostia pues puede maltratarla.
*No dialogar nunca con el demonio y ordenarle que se limite a contestar a las preguntas que se le dirijan. No creerle si simula ser un ángel o un difunto.
*No dar crédito a lo que vea u oiga que hace o dice el poseso.
*Preguntar a la víctima el nombre y número de entes malignos que lo poseen.
*Preguntar en que época y por qué o cómo se produjo la posesión, así como el día y hora en que abandonara al poseso.
*Exorcizar con autoridad enérgica, insistiendo en las palabras que más hacen sufrir al poseso.
*Hacer la señal de la cruz en las zonas del cuerpo donde el poseso acuse alteración.
*Rociar con agua bendita el cuerpo del poseso.
*Repetir las frases y palabras que más atormenten al demonio.
*Deben estar presentes los familiares para que vean cómo reacciona el poseso y le sujeten firmemente. Deben rezar durante la ceremonia y ser rociados por el exorcista con agua bendita.
*No hay que dar pábulo a las trampas y engaños que usan los demonios para hacer creer que han abandonado al poseso. En ocasiones incluso les dejan comulgar o les muestran alguna visión beatífica.
*Hay que recurrir siempre al ayuno y la oración pues, según dijo Jesús (Mateo 17,20), hay una especie de demonios que no puede ser expulsada más que por la oración y el ayuno.