miércoles, 7 de enero de 2009

El Feng Shui


El término Feng Shui es la traducción de los caracteres chinos para "Viento y Agua". El Feng Shui es una práctica sistemática para poder orientar mejor lo físico, emocional y energético, con el fin de percibir una expansión de energía positiva en el espacio que nos rodea. Al término Feng Shui en algunas ocasiones también se le ha denominado como "Geomancia", ya que comprende el detectar las emanaciones magnéticas de la tierra. Sin embargo, el Feng Shui se dedica a orientar armoniosamente las cosas en los lugares donde se vive, donde se trabaja o donde se requiera, ya que su principal objetivo es "Respirar el Chi" (Chi significa energía vital en el idioma Chino).

Los lugares que habitamos, trabajamos o pasamos algún tiempo, están impregnados de alguna manera por la energía de:

* - Corriente subterránea de energía nociva
* - Nuestros pensamientos
* - Bloqueos por mala distribución de los muebles
* - Nuestras palabras
* - Bloqueos por incorrecta mezcla de colores
* - Magnetismo de la tierra
* - Puertas dimensionales por donde penetran entidades
* - Nuestras emociones

Todos hemos experimentado alguna vez, cuando vamos a algún lugar, y sentimos que el ambiente está muy agradable y acogedor, esto nos está indicando que el lugar tiene fluidez de energía vital, las personas que residen o trabajan ahí emanan tranquilidad y equilibrio. De la misma manera, hemos ido a lugares en donde estamos escasos cinco minutos, y comenzamos a sentir incomodidad, desagrado, molestia, desesperación, y nos obliga a retirarnos rápidamente. Aunque no sabemos el origen de estas sensaciones, ni seamos psíquicos experimentados, nuestra mente y nuestro campo aurico nos está dando información de lo que a simple vista no se puede ver, pero si se siente.

No se sabe desde cuando se comenzó a utilizar la ciencia del Feng Shui, pero desde tiempos muy remotos en la Dinastía Chou en China, alrededor de los años 480 a 221 a.c., hay datos de que utilizaban a los conocedores para elegir lugares para habitar, plantar semillas, cosechar, trabajar, etc. y a partir de ahí continúa como una práctica, y en la actualidad los grandes banqueros japoneses siempre solicitan la revisión de un experto en Feng Shui para elegir la zona mas adecuada para construir.

El Feng Shui toma en cuenta muchos aspectos, como la orientación hacia el norte o sur, la entrada de energía por el este, la fluidez de las corrientes subterráneas magnéticas, y otros factores. En un principio los sabios chinos colocaban un trozo de pan o alguna fruta y la dejaban algunos días en el lugar, observando diariamente, en los lugares donde había energía positiva, la fruta permanecía intacta sin deteriorarse por varios días, sin embargo, en los lugares donde había cruces de líneas magnéticas nocivas, la fruta comenzaba a presentar deterioro rápidamente. Es muy importante considerar el Feng Shui de todos los lugares, ya que cuando se desconoce, las energías magnéticas nocivas pueden estar causando que las personas se enfermen constantemente sin razón aparente, se sientan débiles, demasiado alteradas, o con dolor constante. Independientemente el ambiente interno que se crea en cualquier habitación, también puede producir sensación de ahogo, tristeza, depresión, angustia, etc., o al contrario, sensación de bienestar y optimismo.

Es importante revisar el Feng Shui de nuestros lugares, para crear esa atmósfera que realmente nos ayude a proyectarnos mejor, a sentirnos en armonía con nosotros y el alrededor, así como aprovechar todas las fuerzas que nos da la tierra para nuestro beneficio. Cuando se encuentran lugares con emanaciones negativas propias de la tierra, hay formas de neutralizarlos para que no afecten en ningún aspecto físico, mental, emocional o energético. El Feng Shui nos da herramientas para poder alterar, corregir, sintonizar, armonizar y energetizar adecuadamente todos los espacios.

No hay comentarios: