miércoles, 29 de octubre de 2008

Sociedades Secretas y el 11-S

El derrumbamiento de las Torres Gemelas se parece demasiado al derribo programado de un edificio viejo. Van Romero, vicepresidente de investigación del Instituto de Mineria y Tecnologia de Nuevo Méjico, sostiene que la caida de las torres fue demasiado perfecta para ser el resultado aleatorio de unos aviones estrellándose contra sus estructuras. En su opinión, después del impacto de los aviones se tuvo que hacer detonar unos explosivos dentro de los edificios. Una implosión del tipo que ocurrió, sólo puede darse conociendo perfectamente los puntos débiles del edificio, lo que requiere un equipo experto en demolición de edificios. Esta perfecta destrucción habría servido para eliminar hasta las cajas negras de los aviones.

Si hubo inteligencia bien terrestre en el atentado, esto podría explicar no sólo el cumplimiento de muchas profecías –como analizaremos enseguida– sino que ciertas sociedades secretas y esotéricas, fuertemente vinculadas a los grupos que dominan plutocráticamente el planeta, podrían no sólo estar relacionadas con esa hecatombe sino también, por irreal y monstruoso que pareciera, haber contribuido al mismo para asegurar el cumplimiento de las profecías.

Empero, es lógico que el lector se pregunte por qué insistimos en querer encontrar una relación entre sociedades secretas esotéricas y aquel Nuevo Orden Mundial, es decir, los designios de apenas 200 familias en todo el mundo, generalmente todas ellas vinculadas o familiarmente o económicamente entre sí (como hemos visto hasta en la impensada relación entre Ben Laden y Bush). Existen multitud de indicios que así lo indican. Desde las archiconocidas especulaciones referentes a la simbología de la moneda de los principales países del mundo (comenzando por el dólar mismo) hasta las ya trascendidas vinculaciones de los popes del poder político con personajes más o menos oscuros de la "intelligentzia" ocultista, lo que tal vez no es tan sabido es la pertenencia militante de muchos de aquellos, simplemente, dentro de filas de agrupaciones de ese tenor. A ello no es ajena la actual familia gobernante en los Estados Unidos.

Algunos de los hombres más poderosos del mundo están iniciados en una elitista y secreta sociedad: Skull and Bones (Calavera y Huesos). Entre ellos destacan George Bush padre e hijo, Henry Luce (propietario de Time-Life), Artemus Gates (presidente de N. Y. Trust Company, Union Pacific, Time y la compañia Boeing), Harold Stanley (fundador de Morgan Stanley), Henry P. Davison (socio principal de Morgan Guarranty Trust), Russel W. Davenport (Editor de Fortune), y otros. Huelga decir que esta sociedad es un escalón para llegar a los Bildebergers, el Consejo de Relaciones Exteriores y la Comisión Trilateral, los grupos de control más poderosos del planeta. Fundada en 1833 en la universidad de Yale por el general W. H. Russell, "Calavera y Huesos" se convirtió en la base de reclutamiento y coto de las familias más importantes de Nueva Inglaterra, todas ellas involucradas en el comercio del opio. De hecho, su todopoderosa mano se oculta detrás de muchos de los sucesos trágicos que han azotado nuestro planeta desde hace 150 años.

En su libro "La cámara secreta", Robert Bauval menciona el interés de los miembros de "Calavera y Huesos" por la búsqueda de la Sala de Archivos bajo la Esfinge, que supuestamente contiene los archivos de la Atlántida. El 2 de marzo de 1999, el canal de televisión Fox transmitió un especial dedicado a la apertura de las tumbas selladas en la llamada "pirámide de la reina" en Gizeh. En vez de encontrar la Sala de los Archivos, se halló la supuesta tumba de Osiris. Curiosamente, entre quienes vigilaban la evolución de los sucesos en Egipto, había muchos adeptos modernos a Osiris, como los iniciados en Calavera y Huesos, y sospechosamente, el actual presidente Bush, anunció su candidatura a la Presidencia ese mismo día, mientras su padre tenía la intención de estar en la pirámide el 31 de enero de 1999 para celebrar la apertura de la cámara que supuestamente oculta los antiguos registros de la Tierra. Un acontecimiento que presuntamente iba a abrir el camino hacia el nuevo milenio y probablemente a ese Nuevo Orden Mundial tan anhelado por los más poderosos.

Esa poderosísima sociedad esotérica internacional y transtemporal de la cual "Calavera y Huesos" sería apenas un tímido desprendimiento, algo así como una filial regional, ha sido genéricamente conocida con el nombre de los "Illuminati" ("Los Iluminados"). De ella supo escribir el malogrado e insigne Andreas Faber-Kaiser en 1993:

¿Somos los cobayas de un destino planificado? Tal cabría desprender de una correspondencia que se conserva en la biblioteca del Museo Británico en Londres: se trata de las cartas cruzadas en el siglo pasado entre Albert Pike y Giuseppe Mazzini, dos cualificados miembros de la cúpula masónica y satánica de Los Iluminados. En ellas se diseñaron las tres grandes guerras mundiales.

Así, en carta dirigida a Mazzini con fecha del 15 de agosto de 1871 –hace más de un siglo– Pike le comunica que la Primera Guerra Mundial se debía generar para permitir a Los Iluminados derrocar el poder de los zares en Rusia, y transformar este país en la fortaleza del comunismo ateo. Las divergencias provocadas por los agentes de Los Iluminados entre los imperios británico y alemán –y también la lucha entre el pangermanismo y el paneslavismo– se debían aprovechar para fomentar esta guerra. Una vez concluída, se debía edificar el comunismo y utilizarlo para destruir otros gobiernos y debilitar a las religiones.

La Segunda Guerra Mundial debía fomentarse aprovechando las diferencias entre fascistas y sionistas políticos. La lucha debía iniciarse para destruir el nazismo e incrementar el sionismo político, con tal de permitir el establecimiento del Estado soberano de Israel en Palestina. Durante la Segunda Guerra Mundial se debía edificar una Internacional comunista lo suficientemente robusta como para equipararse a todo el conjunto cristiano. En este punto se la debía de contener y mantener, para el día en que se la necesitase para el cataclismo social final.

El objetivo de estas dos guerras –diseñadas en el siglo pasado– se ha conseguido. Queda por ver la Tercera Guerra Mundial.

¿ESTÁ YA PLANIFICADA LA TERCERA GUERRA MUNDIAL?
La Tercera Guerra Mundial se debe de fomentar aprovechando las diferencias promovidas por los agentes de Los Iluminados entre el sionismo político y los dirigentes del mundo musulmán. La guerra debe de orientarse de forma tal que el Islam y el sionismo político se destruyan mutuamente, mientras que otras naciones se verán obligadas a entrar en la lucha, hasta el punto de agotarse física, mental, espiritual y económicamente.

Albert Pike le escribió a Giuseppe Mazzini el 15 de agosto de 1871 que, al final de la Tercera Guerra Mundial, quienes pretenden la completa dominación mundial provocarán el mayor cataclismo social jamás conocido en el mundo.

UN INVISIBLE GOBIERNO MUNDIAL
Desandemos este sendero. La Comisión Trilateral es una agrupación de personas privadas de las altas finanzas, del mundo de los negocios y de la política, procedentes de Norteamérica, Europa occidental y Japón, que brinda a la élite procedente de la masonería de las distintas orientaciones unas posibilidades de encuentro, con vistas a una colaboración secreta que abarca todo el mundo. El objetivo ideológico de la Comisión Trilateral es el mismo que el del Council for Foreign Relations (Consejo para Relaciones Exteriores), fundado en 1921 por el banquero norteamericano Morgan, y conocido también como «el Gobierno invisible». Lo que es menos conocido de la Trilateral es el hecho de que responde por igual del poder del ocultismo, del poder de la brujería y del poder del supuesto mal, y éstos responden a su vez de las drogas, de la música rock y de la política. El sector político entronca con Los Iluminados, que son altos grados de la masonería. La brujería comprende la magia negra y la blanca. A esta última se suma un determinado número de grupos masónicos. Hay escasamente unas cien organizaciones que pertenecen al mundo de la masonería. Se explica por esta trama secreta de planificación del destino de la humanidad, el que Karl Marx escribiera sus obras londinenses por encargo de Nathan Rothschild (cuyo apellido significa «escudo» o «protector de los rojos»). Los cheques con los que le pagó pueden verse en el Museo Británico. Marx participó en la fundación de la Primera Internacional en 1864. Se derrumbó porque los anarquistas querían anarquía, y la querían de inmediato. La Segunda y la Tercera Internacional –que en sus transformaciones dieron lugar por un lado a la Internacional Socialista y por el otro al Komintern y al Kominform– no son otra cosa que la confirmación de Los Iluminados, que hicieron con la Revolución francesa y con Napoleón el primer intento de gobierno mundial. Quien hable de casualidades, es que no ha entendido todavía el juego que se llevan con todos nosotros.

OBJETIVO: EL NUEVO ORDEN MUNDIAL
La idea del judío alemán Adam Weishaupt, que fundó la cúpula de Los Iluminados el 1 de mayo de 1776, era el camino a través de la anarquía. El que su fundación tuviese lugar el día siguiente de la noche de Walpurgis, y el hecho de que este día fuera consagrado mundialmente festivo –el 'Día del Trabajo'– aclara todavía más la estrecha relación que existe. El hecho que además el sello de Los Iluminados aparezca con la fecha de 1776 en el dólar americano, asombra a aquellos que no saben que Washington fue tan masón como su rival Jefferson.

Si hablamos del poder efectivo, debemos mencionar a los Rockefeller y –más importantes aún– a los Rothschild. En sucesión ascendente siguen los Bilderberger, un club formado en mayo de 1954 e integrado por los 500 hombres y organizaciones más ricas e influyentes del mundo, que se propone la instauración del «Nuevo Orden Mundial».

Más arriba está el «Consejo de los 33», los 33 más altos masones iniciados del mundo. Por encima de ellos, el «Gran Consejo de los 13», 13 Grandes Druidas, por encima de los cuales aún actúa «El Tribunal» y, finalmente, el inmencionable nombre de grado 72 de los cabalistas, que –dicho sea de paso– también significa «Iluminado». Para los Iluminados, Lucifer es Dios, y Jesús es el imitador. De la misma forma que para los cristianos Satanás es el imitador de Jesús.

CUANDO SE APAGUEN LAS LUCES DE NEW YORK
El 1 de agosto de 1972, después del aquelarre, es decir, el «sábado de las brujas», Philip von Rothschild anunció ante el «Consejo de los 13» en el Casino Building de San Antonio, la planificación de la Historia a partir de 1980. Las indicaciones son muy concretas: «Cuando veáis apagarse las luces de New York, sabréis que nuestro objetivo se ha conseguido.» Hay que saber interpretar la frase. Elija cada cual, si es que tiene opción a ello, si es éste u otro su propio objetivo.

Para quienes gusten de navegar por Internet, podrán encontrar éste y otros documentos en www.personal3.iddeo.es/afk . Recordemos que no mucho después de haber escrito estas –y otras mucho más complejas– líneas, Faber-Kaiser moría en circunstancias sospechosas.

Hay hechos sobre los cuales nunca nos cansaremos de regresar. ¿Es casualidad que quien fuera uno de los científicos mencionados como propulsor del legendario Majestic 12, el organismo cívico-militar cuasi secreto que digitaría la información sobre OVNIs desde principios de los años '50 (y, si no fue miembro del mismo en tanto no puede demostrarse con documentos, sí estuvo siempre presente en los memorandums de la Fuerza Aérea Estadounidense como asesor de los militares en cuestiones ovnilógicas), el doctor Vannevar Bush, es pariente –tío, según se nos informó– del ex presidente de EE.UU. y ex director de la CIA George Bush, el cual, como sabemos, es padre del actual presidente norteamericano?. ¿Sabían ustedes que el 80 % de los recursos de Estados Unidos y Europa están en manos de sólo doscientas familias muchas de ellas emparentadas entre sí?. ¿Sabían que hasta antes de James Carter, de 37 presidentes norteamericanos 21 estaban emparentados?. ¿Sabían que hubo en la administración gubernamental de EE.UU. 17 Kennedy, 14 Tyler y 21 Coleridge?.

En 1952 se realizó la primera edición del controvertido libro del mejicano Rodolfo Benavides titulado "Dramáticas profecías de la Gran Pirámide". Citado y plagiado hasta el hartazgo, sometido a todo tipo de exégesis y críticas –de las constructivas y de las otras– en ese trabajo Benavides retorna sobre la teoría –muy popular a finales del siglo XIX– de que las medidas de la Gran Pirámide de Keops –y especialmente de su galería o corredor principal– con sus escalones, sus codos, sus diferencias de nivel, en realidad se ajustan a una cronología de hechos históricos o, mejor dicho, de momentos poderosamente determinantes de episodios de gran connotación histórica. Trabajando a partir de la llamada "pulgada piramidal", y tomándola como correspondiente a un año calendario, Benavides construyó entre fines de los años '40 y la fecha de la primera edición de su libro, una entretenida aunque en ocasiones no demasiado rigurosa crónica de la Historia pasada y por venir.

Desde 1952 en adelante, los momentos señalados –según ese autor– en el pasillo de la Gran Pirámide bien pueden corresponderse –o no– con eventos sociales, geológicos o militares de importancia. Pero hay un instante en la lectura que hoy, tantos años después de su primera edición, no podemos dejar de repasar con un escalofrío: es la que se corresponde con la ilustración, con la mención de la fecha: 17 de setiembre del 2001. Benavídes especula con la significación de la fecha: estamos de acuerdo con él en la liberación de las fuerzas del mal (aunque tal vez no del mismo signo político que la propaganda post atentado nos ha hecho creer). No, lógicamente, que el mundo se termina como tal, aunque por todo lo que ha estado pasando –y seguirá sucediendo– después, es obvio que la Historia ha dado un vuelco fenomenal: sugestivamente, uno tiene la sensación que, sin aplaudir la masacre ni la destrucción de víctimas inocentes, la intentona norteamericana de usar el atentado para atraer la conmiseración de la humanidad y la fidelidad de ésta a sus planes ha provocado, decía, el efecto exactamente opuesto. Esto es tan particular que, sin ningún lugar a dudas, como decía, la Historia ya no será la misma. Pero lo cierto e interesante es que, errada o acertada la interpretación del escritor, la exactitud de la fecha es digna de toda consideración. Que un autor acierte por casualidad más de cincuenta años antes –porque la diferencia de seis días en ese lapso, aun si consideramos todo como producto de la afiebrada mente del mejicano y despreciamos la hipotética cronología piramidal, es ciertamente despreciable– el instante temporal de tantas implicancias es merecedor de todo un estudio propio.

A esto podríamos sumarle las dudosas interpretaciones de "cuartetas" de Miguel de Nostradamus, o las mucho más exactas del argentino Benjamín Solari Parravicini (5):

"La libertad de Norteamérica perderá su luz,
su antorcha no alumbrará como ayer
y el monumento será atacado dos veces".
Benjamín Solari Parravicini. 1939

CONCLUSIONES A MITAD DE CAMINO
La complejidad de la situación esbozada en este trabajo no puede obviamente agotarse en tan poca extensión, de allí la necesidad de aceptar que estamos a mitad de camino –o mucho menos aún– de llegar apenas a comprender el verdadero entretejido de individuos y circunstancias. Básicamente, podríamos resumir así el estado de situación:

Todo parece indicar que una Organización plutocrática, atemporal, de organización, fines y naturaleza esotéricos, verdadero Poder en las Sombras, sabía con antelación lo que habría de ocurrir el 11 de setiembre de 2001. O, cuanto menos, tenía fuertes convicciones de que "algo" tremendo habría de acaecer. Es posible que su poder obnubilara los sistemas de alerta temprana de la estructura defensiva de Estados Unidos, es posible también que los departamentos de inteligencia fueran cómplices de ello.

Para darle más entidad a la monstruosa operación, no sólo había que potenciar la catástrofe –ya con la manipulación de la esperada explosión, ya generando el terror con el ataque inesperado a otro edificio de importancia estratégica, como es el Pentágono– sino obtener de ella réditos políticos y económicos. Los primeros tienen que ver con la militarización de Occidente, con Estados Unidos devenidos en los nuevos gendarmes del mundo y la licencia operatoria que obtuvieron en todo el orbe –o, por lo menos, en aquellas naciones que le rinden pleitesía– a partir de la casi pretoriana actitud de "o están con nosotros o están contra nosotros". Los segundos, los hemos descripto en detalle. Pero aquél objetivo de intentona militarista a partir del papel de víctimas inocentes de una agresión terrorista internacional debía generar consecuencias deseables a futuro: entre otras, alimentar, si los planes se cumplían con éxito y el "enemigo interior –planetario–" era eliminado, la paranoia de un "enemigo exterior", en este caso, extraterrestre. Se aprovecha entonces la ingeniería "inversa", obtenida de vehículos extraterrestres siniestrados, para hacerlos aparecer casi encubiertos en el "teatro de operaciones". Y, al pasar del tiempo, se intoxica el ambiente ovnilógico primero y el público después (a partir de aquél) con la presunción de que "los extraterrestres estaban presentes, privilegiados espectadores de primera fila, y nada hicieron ni por impedirlo ni por auxiliar a las víctimas".

Alguna línea de pensamiento ovnilógico especulará con la "salvación de las almas por los hermanos cósmicos". Otros, más duros, afirmarán que no hay constancia real de los muertos –a cuyos deudos sólo se les entregó restos inidentificables– y los verdaderos protagonistas de las Torres Gemelas fueron teletransportados a bordo de OVNIs en el último instante. La gran masa reirá de estas afirmaciones, y le resultará más lógico (para la lógica terrestre, claro) suponer que estos observadores interplanetarios simplemente eran indiferentes a tanta muerte y tanto sufrimiento, amorales cronistas de vaya a saberse qué multimedios galáctico. Así, la próxima generación aceptará como válida la propuesta de armarse para la defensa de nuestro globo ante vecinos espaciales tan poco solidarios. Y ese "armarse" significa nuevos trillones de gastos militares, con el consabido beneficio para las grandes corporaciones financieras detrás de las cuales están nuestros viejos conocidos de siempre.

Así llegó el 11 de setiembre. Y, paralelamente, el espanto y el dolor de millones de personas, testigos involuntarios del desastre, generó una impresionante carga psíquica que se proyectó en forma de "ideoplastias".

O tal vez los OVNIs, después de todo, sí eran extraterrestres.

O quizás, siendo extraterrestres, estaban ahí por otros motivos. Algunos autores –el ex-jesuita Salvador Freixedo, entre ellos– han señalado que las inteligencias que en ocasiones parecen moverse detrás de estos objetos parecen interesadas por extrañas razones en generar el dolor de los humanos. Como vampiros energéticos y cósmicos que se alimentarían no de sangre sino de energías afectivas, sentimientos y emociones, suelen aparecer –esto también es una realidad cronológica aunque nos moleste– en las grandes concentraciones humanas, en lugares de convocatoria religiosa, en mitines de intensidad emocional. El cenit de Nueva York no era ese día más que el punto focal de una usina afectiva a escala planetaria...

No hay comentarios: