jueves, 16 de octubre de 2008

La Extraña Relación entre el Gobierno de Estados Unidos y los OVNIs

Durante más de medio siglo, el gobierno de los Estados Unidos ha estado implicado en el misterio OVNI. Ha mezclado brillantes tácticas con equivocaciones sorprendentes. El resultado ha sido un misterio intensificado y una desconfianza constante del público en su gobierno.

Las brillantes tácticas, dirigidas con el fin de reducir la seriedad con la que las personas influyentes ven el asunto, ha jugado un importante papel en este tema al rodearlo de una atmósfera de idiotez. De forma deplorable, el resto de la culpa para esta desafortunada situación debe caer en la irresponsabilidad de algunos miembros de la comunidad OVNI privada.La prensa y la comunidad científica internacional trata generalmente a los OVNIs como un asunto de la New Age, con todos los sin sentidos que conlleva. Esto ha sido fomentado, hasta un grado considerable, por los científicos y los periodistas que han podido ser reclutados con el propósito de ridiculizar a aquellos que han visto OVNIs, junto a cualquiera lo suficientemente atrevido como para admitir tener un interés en el asunto.

Como resultado, han sido escondidas bajo la alfombra más que suficientes evidencias para establecer un caso para la realidad y la naturaleza novedosa de los OVNIs en cualquier tribunal. Se han lanzado conclusiones extremistas y sin fundamento para la casi total exclusión de sobrios informes de pilotos comerciales y militares veteranos, de avistamientos a plena luz del día y a corta distancia, de vehículos aparentemente manufacturados con formas radicales y prestaciones espectaculares.Mientras leáis los detalles de las grandes equivocaciones y admisiones oficiales, tened en cuenta que estaban acompañadas de suficiente desinformación como para hacerlas parecer impotentes, al menos a largo plazo. Deberían haber tenido un impacto considerable en la prensa y en la percepción científica sobre los OVNIs, pero en la mayoría de los casos la respuesta fue como si absolutamente nada hubiera pasado.

1947-- El incidente de Roswell
El caso más conocido en los anales OVNI es también el más profundamente investigado y ciertamente uno de los más controvertidos. Sus demandas de validez se apoyan en los testimonios de testigos de primera mano, y en la evidente desesperación en recientes intentos de la Fuerza Aérea de Estados Unidos para desacreditarlo todo, que será analizado más adelante.A primeros de Julio de 1947, algo se estrelló en un rancho de ovejas al noroeste de Roswell, Nuevo México. Fue recuperado por la Fuerza Aérea del Ejército de los Estados Unidos del Campo Aéreo del Ejército de Roswell. El comandante de la base publicó un comunicado de prensa afirmando que se habían recuperado los restos de un "platillo volante." La noticia se extendió por todo el mundo en cuestión de minutos, para la consternación de muchos en la base aérea, que era la de mayor seguridad al ser la única en el mundo con bombarderos con capacidad nuclear.

Unas pocas horas después, el General y Comandante de la 8ª Fuerza Aérea, Roger Ramey, anunció que los materiales recuperados pertenecían a un globo atmosférico común. La prensa aceptó esta explicación sin hacer preguntas y se olvidó de la historia. El accidente de Roswell permaneció dormido más de 30 años, hasta que un investigador OVNI privado entrevistó al Mayor Jesse Marcel, que había sido el oficial de inteligencia de la base en 1947. Marcel describió los extraños materiales que habían recuperado del lugar del accidente: láminas como papel de aluminio ultra ligeras y ultra fuertes, junto con barras en forma de I igualmente fuertes y ligeras, que tenían símbolos irreconocibles grabadas en los laterales.

La fuerza Aérea finalmente se propuso desacreditar a los testigos de Roswell y tuvo éxito únicamente en hacerles parecer tontos. Esto se verá más adelante.

1952--Los avistamientos del Aeropuerto Nacional de Washington
Durante dos largas noches de Julio, los cielos sobre Washington se cubrieron de extrañas luces u objetos luminosos que revolotearon sobre la Casa Blanca, el Capitolio y el Pentágono. No fueron vistos únicamente desde el suelo, sino que también fueron avistadas por pilotos aéreos desde el aire. También fueron captadas por el radas de al menos dos instalaciones separadas. Hasta hoy, no has sido explicadas satisfactoriamente.

La posibilidad, no importa cuan remota, de que los aparatos no identificados de alguien sobrevolaran sobre una de las zonas más delicadas del país fue suficiente como para causar una gran consternación en círculos oficiales. La Fuerza Aérea pronto convocó una conferencia de prensa para tratar de explicar qué estaba pasando.

El 29 de Julio de 1952, el General John Samford, Director de Inteligencia de la USAF, presidió una de las mayores conferencias de prensa desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Dio a la prensa la fuerte impresión de que en los cielos de Washinton no había habido nada substancial. Probablemente fue el resultado, dijo, de una peculiaridad atmosférica llamada "inversión de temperatura," que crea los espejismos.

Esto satisfizo a la prensa, puesto que nadie con autoridad señaló la falacia de la idea. Es sabido desde hace tiempo por los científicos que las inversiones de temperatura no pueden producir espejismos a más de 1 grado sobre el horizonte. De modo que cualquier cosa que se vea en el cielo no puede ser un espejismo. Un estudio científico de la Fuerza Aérea de 1969 refuerza estos conocimientos.

Los archivos permanente del estudio de 22 años de duración de la Fuerza Aérea, llamada "Proyecto Libro Azul" durante la mayor parte de ese tiempo, están en los Archivos Nacionales de los Estados Unidos. Allí puede verse que la explicación de los avistamientos de la noche del 19/20 de Julio es la "inversión de temperatura," lo que es claramente falso. Los avistamientos del 26/27 de Julio, que fueron completamente idénticos a los de las primeras noches, están listados como "inexplicados."

Sin una explicación científicamente válida para ninguno de los informes tanto visuales como de radar de Julio de 1952 en Washington, nos sigue quedando un gran misterio.

1955--Informe Especial 14 del Proyecto Libro Azul
A finales de 1952, la Fuerza Aérea comisionó un estudio de los cinco primeros años de su investigación OVNI al Instituto privado Battelle Memorial. Los especialistas civiles investigaron más de 2.000 informes de avistamientos, concentrándose en aquellos que tenían suficiente información para su análisis. Entonces extrajeron sus conclusiones.

El sumario del estudio, publicado como Informe Especial 14 del Proyecto Libro Azul en 1955, fue completamente negativo en cuanto a la realidad del asunto OVNI: "...se considera que es altamente improbable que los informes de objetos voladores no identificados examinados en este estudio representen observaciones de desarrollos tecnológicos fuera del alcance de los conocimientos científicos del momento." Esto implicaba fuertemente que todos, o casi todos los casos, tenían sólidas explicaciones convencionales. Pero no era así.De los aproximadamente 2.000 informes que tenían suficiente información como para permitir sugerir una respuesta razonable, de más de la mitad de ellos se concluyó que era "desconocida" o de explicación "problemática." Menos de la mitad fueron clasificados como "explicados" o "probablemente explicados."

Repartidos en el informe había una serie de gráficas de tarta que mostraban que los testigos OVNI que tenía una mayor credibilidad eran bastante más propensos a tener un avistamiento inexplicable que aquellos que tenía una credibilidad más dudosa.

Al concentrarse en el contenido del Informe Especial 14, en lugar de en su sumario, un lector razonable tendrá que concluir con toda seguridad que los primeros cinco años de la investigación de la Fuerza Aérea sobre los OVNIS había sido un fracaso. Después se supo que las figuras encargadas de los casos explicados e inexplicados del Proyecto Libro Azul era casi las mismas que las del Instituto Batelle Memorial.

1957--Los Fallos en los Coches de Texas
En Noviembre de 1957, en la vecindad de Levelland, Texas, se añadió un nuevo elemento al misterio OVNI: casos de interferencias electromagnéticas. En un período de unas horas, al menos nueve conductores informaron de un gran objeto brillante y del concomitante fallo de sus coches o los sistemas eléctricos de sus camiones. Los conductores informaron que tan pronto como el objeto se fue, sus luces y radios volvieron a funcionar inmediatamente, y pudieron arrancar sus motores fácilmente.

Después de oír varios de esos informes y de dudar de su veracidad, el Sheriff del Condado de Hockley, Weir Clem, fue a comprobarlo en persona. Pronto observó un "gran balón de fútbol... con luces que parpadeaban. ¡Ningún ser humano creería lo rápido que se desplazaba!" Tras decidir que había visto suficiente, el sheriff volvió inmediatamente a su oficina.

La Fuerza Aérea envió a un investigador que rápidamente concluyó que toda la excitación había sido causada por una severa tormenta eléctrica. Dijo que violentos rayos habían inducido al pánico a los conductores, y que la fuerte lluvia que acompañaba la tormenta estropeó temporalmente los sistemas eléctricos de sus vehículos. De haber sido el caso, se habrían recibido informes similares en todas las zonas del país que experimentan dichas tormentas. Pero, de hecho, no se han recibido tales informes.

Lo que era más chocante del "análisis" de la Fuerza Aérea es que no había habido tormentas de ningún tipo en la zona de Levelland aquella noche. Los informes meteorológicos de los periódicos del día siguiente lo confirman, al igual que el testimonio del sheriff. Más aún, un estudio en los registros de la Oficina Meteorológica de ese período del físico atmosférico Dr. James McDonald reveló que las condiciones meteorológicas imposibilitaban la formación de cualquier tormenta.Sin esta "chapucera" explicación, la Fuerza Aérea se queda con una colección de extraños y desconcertantes informes de un objeto brillante que aparentemente podía dejar inoperantes los sistemas eléctricos de los vehículos y después dejar que volvieran a la vida. Esto podría interpretarse fácilmente como una amenaza potencial a la seguridad nacional, algo que la Fuerza Aérea insiste nunca ha sido sugerido por ningún informe OVNI.

1964--El aterrizaje en Socorro, Nuevo México
En la tarde del 24 de Abril de 1964, el policía Lonnie Zamora, patrullando, informó estar observando una extraña nave descendiendo, con llamaradas saliendo de su parte inferior. Unos minutos después la vio aparcada en el suelo del desierto, con dos pequeños seres con trajes blancos junto a ella. Dijo que la nave era de un color como el aluminio, tenía forma de huevo en vertical, y tenía una insignia desconocida en un lateral.

Pronto despegó con un estruendo y una llamarada, se elevó unas yardas, se hizo completamente silenciosa y se alejó lentamente hacia las montañas. Junto a un sargento de policía que atendió a su llamada de ayuda, inspeccionó el lugar del aterrizaje, observando rocas quemadas, arbustos chamuscados e impresiones en el suelo en el lugar donde Zamora dijo que había aterrizado el objeto. Los dos pequeños individuos fueron vistos por última vez antes del despegue del aparato.

Una investigación realizada en las horas siguientes por un oficial del ejército del Rango de Misiles de White Sands y un agente del FBI produjo una detallada descripción de los hechos y apoyaba la credibilidad de Zamora como testigo. El principal consultor de la Fuerza Aérea, el astrónomo Dr. J. Allen Hynek, de la Universidad de Northwestern, llegó dos días más tarde para medir y fotografiar el lugar del aterrizaje. Fue uno de los casos OVNI examinados más profunda y rápidamente que se tenga constancia.

Después de idas y venidas durante varias semanas, la Fuerza Aérea no tuvo más alternativa que concluir que lo que el policía Zamora dijo haber visto - una nave en forma de huevo y dos individuos pequeños - no podía ser explicado por ningún medio convencional. Así es como permanece el informe en los archivos permanentes del Proyecto Libro Azul, disponible para su visionado en microfilm en los Archivos Nacionales II, College Park, Maryland.

A la luz de sólo este caso, es difícil entender cómo la Fuerza Aérea puede continuar insistiendo en que ningún informe OVNI no explicado constituye evidencia de tecnología avanzada.

1966 - 1968--El Estudio de la Universidad de Colorado
El suceso más controvertido en la turbulenta historia de los OVNIS fue el estudio de 500.000 dólares realizado para la Fuerza Aérea por un grupo de científicos y académicos bajo la dirección del Dr. Edward Condon en la Universidad de Colorado. Documentos y entrevistas muestran que lo más cerca que estuvo cualquiera (incluyendo a la plantilla) de intentar aprender los verdaderos propósitos del estudio fue una vez terminado el estudio, cuando se encontró una carta de la Fuerza Aérea, dirigiendo claramente una conclusión pro-Fuerza Aérea y anti- OVNI. En otras palabras, la Fuerza Aérea compró su salida del negocio cada vez más embarazoso de la investigación OVNI.

Como en anteriores estudios dirigidos por o para la Fuerza Aérea, éste tenía un sumario y una conclusión que diferían dramáticamente con el contenido del informe. El Dr. Condon, que raramente perdía una oportunidad para hacer alarde de sus opiniones negativas en público, afirmó, "Nuestra conclusión general es que en los últimos 21 años no ha salido nada del estudio de los OVNIs que haya aportado un conocimiento científico. Una cuidadosa consideración de los registros que nos son disponibles nos lleva a concluir que no se puede justificar un posterior estudio exhaustivo de los OVNIs con la expectativa de que la ciencia se vea beneficiada por este medio."

El texto del largo informe nos cuenta una historia muy diferente. De los 90 casos considerados, casi 30 no fueron explicados. Como un indicativo de la falta de un interés serio en el estudio, sólo tres casos inexplicados de los 600 en total que tenía la Fuerza Aérea fueron tratados. Habría sido obvio que si había algo verdaderamente misterioso o medianamente interesante sobre OVNIs, probablemente se habría encontrado en esos casos que la Fuerza Aérea reconocía no poder explicar.

Entre las conclusiones de casos que la plantilla del Comité Condon falló a la hora de explicar, estaban estos ejemplos de varios que ellos consideraron bastante desconcertantes:
· 5/11/50, Oregón. "Éste es uno de los pocos informes OVNI en los que todos los factores investigados, geométricos, psicológicos y físicos, parecen ser consistentes con la afirmación de que un extraordinario objeto volador, plateado, metálico, con forma de disco, de decenas de metros de diámetro y evidentemente artificial, voló a la vista de dos testigos..."
·5/7/52, Brasil. ". . . uno de los avistamientos más fuertes y demostrablemente 'genuinos' de platillos volantes"
·8/5/53, Dakota del Sur. ". . . no se puede alcanzar una conclusión razonable."
·6/23/55, Nueva York. ". . . este avistamiento desafía una explicación por medios convencionales."
·8/13/56, Inglaterra. "La preponderancia de la evidencia indica la posibilidad de un OVNI genuino en este caso . . . ." [Desafortunadamente, la intrigante frase "un OVNI genuino" no es definida.]
·5/13/67, Colorado. "Este debe permanecer como uno de los casos de radar más desconcertantes que se halla registrado."

A pesar del fallo del informe final del Comité Condon para explicar más del 30% de los casos investigados, tuvo el efecto deseado. En Diciembre de 1969, la investigación de la Fuerza Aérea del proyecto Libro Azul fue cancelada, y comenzó un período de silencio oficial de 25 años.

1995--Roswell y los Globos
El Distrito Congresional representado por el Representante Steven Schiff incluía al rancho de ovejas donde algo cayó en Julio de 1947. El creciente interés popular sobre este suceso le llevó a solicitar a la Oficina de Cuentas Generales (GAO) en 1994 que buscasen documentos que pudieran arrojar algo de luz sobre los hechos de 1947. Todas las agencias relevantes fueron consultadas para buscar en sus archivos.

Incluso antes de que acabase la investigación de la GAO, la Fuerza Aérea publicó un inmenso informe con el propósito de zanjar la controversia, concluyendo que los restos provenían de un por entonces alto secreto proyecto experimental con globos, el Proyecto Mogul. El testimonio de la mayoría de los testigos directos fue ignorado, mientras que material completamente irrelevante llenaba cientos de páginas.

Nada del informe de la Fuerza Aérea o de cualquier otro lado apoya la tesis de que un racimo de globos de caucho sintético aterrizase en el rancho de ovejas y engañara a un oficial de inteligencia veterano de la Segunda Guerra Mundial, haciéndole creer que tenía en sus manos un material no identificado. De hecho, el Profesor Charles Moore, que dirigió el equipo del proyecto de lanzamiento de los Mogul en 1947, afirmó en el informe de la Fuerza Aérea de 1995 que cualquier pieza de los globos que hubiese aterrizado en el rancho se habría deteriorado hasta convertirse en "cenizas grises o negras" después de unos días, por el calor del verano. De haber estado sólo ese material en el suelo, nadie lo habría visto nunca.

Mientras que el rancho de ovejas estuvo fuertemente resguardado por la policía militar durante la operación de recuperación, los lugares de aterrizaje de otros globos de prueba del Proyecto Mogul fueron tratados de forma ocasional, sin ningún procedimiento de seguridad, de acuerdo con el informe de la Fuerza Aérea [recordad que el Proyecto Mogul era alto secreto por el cometido de su misión, no por los materiales empleados.]

La GAO fue incapaz de encontrar muchos de los registros necesarios del período de tiempo que rodeaba al suceso, incluyendo los archivos administrativos, mensajes de salida y los registros de la policía militar, que guardó tanto el lugar del accidente como las porciones de la base donde se embalaron los restos y se cargaron en aviones.En Septiembre de 1995, la GAO publicó su único informe sobre el asunto, que concluía, "El debate sobre lo que se estrelló en Roswell continua."

1997--Roswell y los Test Dummies
En el 50 aniversario del accidente de Roswell - a primeros de Julio de 1947 - la Fuerza Aérea publicó otro informe inmenso. Éste estaba subtitulado de forma optimista, "Caso Cerrado," e intentaba explicar de una vez por todas las persistentes historias de pequeños y extraños cuerpos supuestamente encontrados entre los restos de un segundo accidente a cierta distancia del rancho de ovejas.

La respuesta de la Fuerza Aérea era una muy simple: Los supuestos cuerpos de alienígenas no eran nada más que unos muñecos de pruebas antropomórficos (crash test dummies), lanzados en paracaídas sobre Nuevo México para probar nuevos equipamientos. Aparentemente, los testigos los habían visto y pensaron que parecían "alienígenas." Desafortunadamente, hay varios problemas serios con la explicación de la Fuerza Aérea:

1.- Los dummies no fueron utilizados en Nuevo México hasta 1953, seis años después del accidente de Roswell. El coronel encargado de la conferencia de prensa en la que se publicó el informe sugiere que los testigos habían confundido los años, sin darse cuenta de que algunos se habían mudado desde Nuevo México antes de 1953.

2.- Los dummies se construyen para asemejarse a humanos adultos (ni flacos, ni pequeños con cabeza grande) en su forma, altura, peso y distribución de peso, de modo que los datos adquiridos con ellos fuesen aplicables a los humanos. Para explicar la diferencia en altura entre los dummies de 1,80 metros y los "alienígenas" que vieron los testigos de 1,20 metros, la Fuerza Aérea sugirió que los testigos habían visto dummies cuyas piernas se habían desmembrado al aterrizar. Tales dummies dañados habrían, desde luego, sido descritos como dummies sin piernas en lugar de cuerpos peculiares y pequeños.

3.- Para explicar las cabezas tan grandes atribuidas a lo que se dijo eran "alienígenas," la Fuerza Aérea mostró una fotografía de un aviador cuya cara se había hinchado como resultado de unas heridas. Pero sólo estaba hinchada la cara del hombre, no toda su cabeza, lo que habría implicado múltiples fracturas en su cráneo. Y sus ojos estaban hinchados hasta dejarlos cerrados, como el perdedor de un combate de boxeo, mientras que los "alienígenas" fueron descritos con grandes ojos negros.

Con sólo esas afirmaciones de la Fuerza Aérea con tan poco fundamento, este caso clave ha quedado sin ninguna explicación científica racional. Esto nos deja con la pregunta de por qué fueron vendidas al público unas explicaciones tan falsas, asumiendo que la Fuerza Aérea sabía en realidad lo que pasó realmente 50 años antes.

1997--La CIA y los Aviones Espía.
En un informe publicado casi al mismo tiempo que la revelación de la Fuerza Aérea sobre los "crash dummies," la Agencia Central de Inteligencia (CIA) trató de resolver miles de informes OVNI como observaciones erróneas de aviones espía secretos. Acabaron escribiendo ficción.

La primera afirmación demostrablemente incorrecta fue que había habido un notable incremento de los informes OVNI inmediatamente a continuación de los primeros vuelos de prueba del avión espía U-2 en Agosto de 1955. Un simple recuento de los casos en los archivos del Proyecto Libro Azul (el cual la CIA admite ha utilizado) muestra que ha habido en realidad un notable descenso.

Después la CIA afirmó que la mitad de casi 9.000 avistamientos OVNI realizados entre mediados de 1955 y finales de 1969 había sido interpretaciones erróneas de los aviones espía U-2 y después SR-71. Puesto que estos aviones vuelan demasiado alto como para ser vistos desde tierra (a más de 70.000 pies), éste no podría ser el caso. Es más, uno de los sellos de identidad de las descripciones de OVNIS de ese período fueron sus espectaculares maniobras, incluyendo giros en ángulo recto a alta velocidad. Tanto el U-2 como el SR-71 están entre los aviones con menor maniobrabilidad utilizados por el ejército estadounidense.

Tercero, la CIA afirma que había conspirado con el personal del Proyecto Libro Azul de la Fuerza Aérea para encubrir los supuestos avistamientos de aviones espía, etiquetándolos falsamente como oscuros tipos de fenómenos atmosféricos. De haber sido el caso, varios miles de informes OVNI desde 1955 hasta 1969 de los archivos permanentes del Proyecto Libro Azul habrían sido resueltos como cristales de hielo, inversiones de temperatura, y cosas así. Pero el total real es de apenas tres docenas.

Por qué inventaría la CIA una historia tan fácilmente refutable es desconocido.

1948 - 1969--Cientos de Informes Oficialmente Inexplicados
Durante casi 22 años, la Fuerza Aérea norteamericana coleccionó informes de avistamientos OVNI, un total de más de 12.500. De ellos, 584 fueron declarados oficial y permanentemente como "no identificados," lo que fue definido como aquellos casos en los parecía haber suficiente información como para haber producido una explicación convencional, pero no la había. Había una categoría, completamente separada, para casos que tenían "insuficiente información," aunque frecuentemente se sugería que todos los informes "no identificados" probablemente habrían sido explicados si hubiese habido sólo un poco más de información disponible. Esto tiene sentido sólo si la información adicional entra en conflicto con lo que llevó a la conclusión "no identificado" en primer lugar.

Si había algo substancial en los informes OVNI, estaría evidentemente en los ejemplos "no identificados," puesto que los otros, supuestamente, habían sido explicados como fenómenos convencionales. También debería haber sido obvio que si se podía aprender algo de todo esto, sería a partir de un estudio dirigido a esos 584 informes "no identificados." No existe evidencia de que tal estudio haya sido realizado nunca por o para la Fuerza Aérea norteamericana.

La información básica está disponible en los archivos microfilmados del Proyecto Libro Azul, abiertos al público en los Archivos Nacionales II, College Park, Maryland, o en los archivos de la Fund for UFO Research, Inc (Fundación para la Investigación OVNI). Partiendo de este material es aparente que una proporción considerable de los informes "no identificados" vienen de pilotos profesionales (militares y comerciales), otros profesionales de la aviación y gente militar, científicos, ingenieros y otros con un entrenamiento y experiencia extensos y apropiados.

Este gran grupo de informes "no identificados" muestra sorprendentes patrones de aparición y comportamiento de los OVNIs. Aquellos vistos por el día (la mayoría en la época de 1947-1970) son descritos normalmente como de formas definidas, con superficies de aspecto metálico y formas geométricas simples, a diferencia de cualquier avión conocido. Su comportamiento incluye formaciones de vuelo bien definidas, junto con vuelo supersónico silencioso, aceleraciones espectaculares y violentas maniobras, las cuales son imposibles incluso para los últimos aviones convencionales de altas prestaciones.

Así, los archivos oficiales revelan informaciones que retan a las conclusiones finales de la Fuerza Aérea norteamericana y al Departamento de Defensa - que nunca se ha encontrado evidencias de tecnologías avanzadas, de amenazas para la seguridad nacional o de una presencia alienígena.

Sumario
Durante el último medio siglo, la Fuerza Aérea de Estados Unidos y otras agencias han tratado, con gran éxito, de convencer a la prensa norteamericana y a la comunidad científica, aunque no al público, de que los OVNIs no son de importancia y que deben ser ignorados o al menos tomados a broma. Hacer esto ha requerido, por parte del gobierno, un grado de desprecio hacia los hechos, a la lógica y al público norteamericano, que tiene pocos, o ningún paralelismo, con la historia norteamericana.

Pilotos militares y comerciales veteranos, que han tenido el valor de informar de sus avistamientos a corta distancia con OVNIs de diseños radicales y de altas prestaciones, han sido ridiculizados repetidamente por expertos de escritorio que insistían en que veían globos, espejismos o, increíblemente, otros aviones. Se ha asumido que el ciudadano medio que informa de su experiencia igualmente deslumbrante, es un pardillo o peor.
Sea lo que sean los OVNIs, constituyen un molesto misterio a largo plazo que merece ser tratado mucho más científicamente de lo que ha sido hasta ahora.

No hay comentarios: