lunes, 20 de diciembre de 2010

Las mentiras del 11-S


Nos contaron que el 11 de septiembre de 2001 unos "islamistas" extranjeros secuestraron dos aviones, desviaron sus rutas y acabaron estrellándolos contra dos de los edificios más emblemáticos de la "capital del mundo". Semejante humillación a la superpotencia política, económica y militar del planeta daría lugar al comienzo de la "Justicia Infinita", luego renombrada como "Libertad Duradera" y que finalmente se quedó en "Guerra contra el Terrorismo" (tres nombres a cual más orwelliano).

El rápido impacto mediático del 11-S (todos pudimos presenciar en directo el choque del segundo avión contra la Torre Sur) dejó helado al mundo y temblando acerca de qué pasaría entonces. El país más poderoso y no siempre el más pacífico había sido golpeado brutalmente, así que el cabreo de sus gobernantes tenía que ser monumental. Con toda la atención concentrada en Nueva York y Washington, desde donde llegaban, aunque filtradas, escenas desoladoras, la mala conciencia te invadía si osabas hacer uso de tu espíritu crítico en aquellos momentos e incluso en los días y semanas sucesivos. Era como si, de algún modo, todos fuéramos culpables, o algo parecido, de aquella vil agresión múltiple. El Imperio "tenía derecho" no sólo a sentirse airado, sino a manifestarlo en forma de represalias bélicas. Nadie se atrevió a contradecirles, nadie.



La hipnosis siempre se ha entendido como un estado alterado de conciencia y, por tanto, de conducta. O, al menos, como una sugestión (influencia manipuladora) que adormece las instancias críticas. En este caso se cumplieron los objetivos. Todos estabamos consternados nos faltaban las palabras para definir lo que estaba ocurriendo. Nos informaban lanzando las consignas previamente establecidas. En una palabra, estabamos "a punto de caramelo". Y ya lo creo, nos lavaron bien el cerebro.

El 11-S fue seguramente el episodio de hipnosis colectiva más abarcante y espectacular de la historia (al menos, no se me ocurre otro comparable). Naturalmente, fue así gracias a las modernas tecnologías: televisión, Internet y otros medios de propaganda.



Pero pasemos a cosas más "tangibles", a pruebas determinantes de que todo fué obra de una conspiración en la que murieron miles de personas absolutamente inocentes. Miles de vidas truncadas por los caprichos perversos de unos cuantos. Y la comunidad internacional, impasible, viendo el horror delante de sus ojos y con la boca bierta. Entonces nos deciamos a nosostros mismos:¡Joder! la realidad supera a la ficción. ¿Como es posible todo esto?.

El W.T.C o LAS TORRES GEMELAS, fueron edificios diseñados para soportar el impacto de un avión así como cualquier tipo de incendio declarado en su interior. Entonces ¿como es posible que se cayeran despues de los impactos y del fuego posterior?. Son preguntas que se van respondiendo, a medida que se realizan estudios e investigaciones de caracter independiente.

En resumen se viene a decir que la causa del derrumbe de estas estructuras fue una DEMOLICIÓN ENCUBIERTA en la que los aviones tan solo jugaban el papel de señuelos. Todo ello de cara a la "ingenua" opinión pública. Los videos y fotografias existentes sobre estos "autoatentados", así lo constatan.



También existen pruebas de que el edificio Nº 7, fué demolido de forma controlada. WTC 7: Este es el edificio que, según nos cuentan, "cayó como consecuencia del fuego, aunque ningún avión chocó contra él". Un edificio de 47 pisos, que era un búnker de guerra, y estaba construido con la capacidad de aguantar un misil nuclear lanzado desde una milla de distancia. En teoría, el entonces alcalde Giuliani se tenía que encerrar allí en caso de ataque, y se pasó la mañana en otro edificio(Giuliani and Associates, la empresa del ex-alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, con fuertes lazos mafiosos.¿Por qué sería que los mafiosos de Nueva York se pusieron a robar chatarra del lugar del crimen en las fechas inmediatamente posteriores al 11-S? Esto también es conocido, aunque menos que los escandalosos vínculos mafiosos del propio Giuliani, y es que la famiglia, ya se sabe.

Así mismo el WTC-7 tenía oficinas de la CIA y FBI, y otras oficinas gubernamentales, y que las pruebas del caso Enron (¡los mismos del protocolo de Kyoto!) entre otros casos estaban en ese edificio. ¿No os resulta todo esto muy sospechoso?. A mi, desde luego que sí. Hay que señalar que profesionales que se dedican a la demolición de edificios, coinciden en señalar que el patrón de derrumbe del W.T.C. y el edificio Nº 7, reponden a un procedimiento de demolición controlada.



En definitiva: UNA COLOSAL MENTIRA MEDIATICA MÁS QUE NOS HAN COLADO. Las torres gemelas WTC 1 y WTC 2 se cayeron sobre sus propios cimientos, simétricamente como por arte de demolición, y a causa de (muy poco) fuego, pues los bomberos ya lo habían apagado casi todo (dicho por los propios bomberos). La velocidad es también pasmosa, casi como si las columnas del edificio (que eran de acero) fueran plumas. ¿Sabíais que este edificio no aparece nombrado una sola vez en el "informe" de la Comisión parlamentaria de "investigación" del 11-S? Dicho informe, es más bien de la "Omisión parlamentaria", como bien dice David Ray Griffin.

via: http://calalberche_org.nireblog.com/post/2008/09/29/las-mentiras-del-11-s

3 comentarios:

Zant# dijo...

la verdad nunca e sido muy suceptible a estos shows mediaticos , ase un tiempo , supe de para mi la prueba mas irrefutable , la forma en que cayeron , y las explosiones que se ven en algunos videos son totalmente manipuladas.

Hellsing dijo...

Igual queda la posibilidad de uqe el peso de los aviones haya sido lo que hizo que las torres cayesen asi...pero no se, es muy "pearl harbor" el asunto, muy autoataque...

Anónimo dijo...

que ridiculo post