sábado, 24 de enero de 2009

Los Grises


En ufología, grises, también llamados los extraterrestres de Roswell y Zetas Reticulianos, son unas de las supuestas distintas formas de vida extraterrestre más famosas y actualmente conocidas que aparecen en las modernas teorías de conspiración del ocultamiento extraterrestre y otros fenómenos relacionados con la ufología y lo paranormal.

Ellos constituyen actualmente aproximadamente el 75% de los supuestos extraterrestres reportados en los Estados Unidos, un 20% de estos extraterrestres también reportados en el continente europeo, y otro 12% en Gran Bretaña, donde son más comunes los llamados pleyadianos o nórdicos.

En la cultura popular americana ellos han sustituido a los clásicos "Little green men", conocidos en español como "Hombrecillos verdes", como la típica forma de vida extraterrestre.

Apariencia

Típicamente, los grises son descritos como seres que tendrían aproximadamente de 120 cm de altura (con cuatro miembros) o por encima de 150 cm.

La piel a veces es azul-gris/verde-gris. Sus cuerpos serían generalmente alargados y con distinta articulación; de manera diferente de la que se esperaría de un ser humano, provocando en ellos un movimiento corporal muy poco equilibrado a la hora de caminar, y sus brazos a menudo llegarían hasta las rodillas. Poseerían una cabeza muy abultada y calva, apoyada por un cuello bastante delgado y largo. Los ojos por lo general serían grandes y almendrados con una especie de película obscura que cubriría sus ojos, y tendrían diminutos oídos que carecerían de pabellón auricular.

Además se les describe como seres que normalmente no poseían trajes o ropas, y que extrañamente a estos seres tampoco se les distinguía aparato reproductor, por lo que popularmente se asocia que tendrían algún otro método de reproducción en su especie, como clonaciones genéticas u otros métodos que nosotros actualmente desconocemos.

Historia

El escritor británico de ciencia ficción, H.G. Wells, en su libro “El hombre del año un millón”, de finales del siglo XIX, describe a la humanidad transformada en una raza de seres de piel grisácea, raquíticos y cabezones. En su libro “Los primeros hombres en la luna” de 1901, los selenitas, o nativos de la luna, son descritos como seres de piel gris, cabezones y con ojos negros y grandes de avispa.

Si bien seres con aspecto de grises existían en la cultura popular, incluyendo cómics y películas, es en la serie de ciencia ficción “Más allá de la realidad” (The Outer Limits) en que se presenta a un grupo de seres de aspecto grisáceo secuestrando a unas personas, justo el 10 de febrero de 1964, doce días antes de que se diera el primer reporte oficial de un encuentro con grises. Los supuestos abducidos, Betty y Barney Hill aseguraron haber sido secuestrados por grises y llevados a una nave espacial con forma de platillo en 1965, siendo así el primer registro oficial de los grises.

Para 1968, la astrónoma Marjorie Fish dedujo que el planeta de origen de los Grises estaba localizado en el sistema Zeta Reticuli –de allí que se les conozca como reticulianos- Fish se basó en un mapa estelar dibujado por Betty Hill que comparó con cartas astronómicas.

Si bien es durante los años 1980 que se comienzan a difundir la teoría conspirativa del accidente de Roswell, Nuevo México, en que supuestamente una nave extraterrestre chocó en el desierto y fue recogida por el Gobierno de EE.UU. que la investigó para extraer su tecnología, no fue hasta que el cineasta Ray Santilli en 1995, hiciera público un supuesto video registrado de la autopsia de un gris, que el Caso Roswell tuvo una abrumadora publicidad.

Como parte de las teorías de conspiraciones, para muchos creyentes en el fenómeno OVNI, supuestos contactados y estudiosos de los paranormal, existe una alianza secreta entre el Gobierno de los Estados Unidos y los extraterrestres de Zeta retículi para el intercambio de tecnología a cambio de que estos puedan realizar experimentos científicos en seres humanos. Curiosamente, el primer ministro adjunto y ministro de defensa de Canadá, Paul Hellyer, en declaraciones de septiembre de 2005, hizo una excitativa a los gobiernos del mundo “que tuvieran acceso a tecnología extraterrestre” a utilizarla con fines ambientales y benéficos y no con fines militares. Esta es una de muchas declaraciones de este político canadiense que afirma creer firmemente que las naves extraterrestres son tan comunes como los aeroplanos en nuestro espacio aéreo.

No hay comentarios: