lunes, 30 de enero de 2012

Denuncia ya la habían hecho los periodistas: Chile cae 47 puestos en ranking mundial de libertad de prensa

Diversas reacciones provocó el último reporte de Reporteros Sin Fronteras (RSF) que da cuenta que Chile cayó en 47 puestos en el ránking mundial de Libertad de Prensa, quedando en el lugar 80 de 179 naciones analizadas. Lo anterior, debido a los constantes ataques que han sufrido los profesionales de la prensa durante el 2011, en el marco de las movilizaciones sociales, donde hubo detenciones violentas y arbitrarias a reporteros, gráficos y camarógrafos por parte de Carabineros, además de ataques a móviles de prensa y otro tipo de hechos violentos causados por manifestantes. Todos estos hechos fueron denunciados en su oportunidad tanto por el Colegio de Periodistas de Chile como por la Agrupación de Corresponsales Extranjeros en nuestro país, la Unión de Reporteros Gráficos y Camarógrafos, y sindicatos de trabajadores de los medios, denuncias que se canalizaron ante el Gobierno, Carabineros y el Ministerio Público. El Gobierno se manifestó "sorprendido" por este informe. Su vocero, el ministro Andrés Chadwick, dijo “durante el año pasado sí tuvimos lamentablemente algunas situaciones a raíz de las manifestaciones donde se detuvo a algunos periodistas o (…) se produjeron situaciones que el Gobierno no comparte en absoluto”, y agregó que la autoridad no quiere “que se produzca nunca una confusión entre un manifestante, que puede ser objeto de una situación policial, con un periodista que está ejerciendo su profesión”. Casos emblemáticos de agresiones a periodistas hubo muchos durante 2011 en la capital y en regiones. En el caso de Santiago, por sólo citar algunos ejemplos, el periodista Jorge Molina -en ese entonces de El Mostrador- fue detenido mientras cubría una protesta del Transantiago, situación que le ocurrió también al colega Patricio Mery de Panorama News, cuando reporteaba una movilización contra la termoeléctrica Castilla. También hubo aprehensiones arbitrarias de los periodistas Luis Narváez, de Chilevisión, y Esteban Sánchez, de ADN Radio -el primero en medio de manifestaciones estudiantiles y el segundo cuando presenciaba los reclamos por un homenaje al condenado por Derechos Humanos Miguel Krassnoff-, en circunstancias en que ambos mostraron sus credenciales de prensa a los policías aprehensores, como lo demuestran testimonios fotográficos (ambos en esta nota). El Colegio de Periodistas tiene un registro de una treintena de estos casos, la mayoría ocurrido durante el año pasado, antecedentes que fueron puestos a disposición de la Fiscalía Nacional para efectos de que se nombre un fiscal preferente que investigue estos hechos. Para el Colegio de Periodistas de Chile, el informe "sólo viene a reflejar lo que hemos venido denunciando públicamente respecto de lo que se vivió el 2011, donde hubo fuertes e injustificables agresiones a los profesionales de la prensa. Si un organismo serio y responsable como Reporteros Sin Fronteras nos dice que en un año bajamos 47 puestos en Libertad de Prensa, es una demostración más que clara que las cosas no se están haciendo bien en nuestro país". Sin ir más lejos, agrega el órgano colegiado, el "propio Gobierno impulsó una ley para reprimir las tomas en los colegios, proyecto que se ha denominado Ley Hinzpeter, donde en uno de sus artículos permite requisar material gráfico y audiovisual sin orden judicial, lo que lesiona gravemente la labor informativa de los periodistas como lo denunciamos ante los diputados. Entendemos que ese artículo fue retirado por el Gobierno, y confiamos que este informe de RSF reafirme esa decisión". INFORME En varios países del mundo, incluso en algunos democráticos como Chile, Francia o Italia, la labor de los periodistas se vio mermada durante el año 2011, un periodo que además se caracterizó por las revoluciones árabes y las protestas estudiantiles, según indicó el informe anual de la ONG Reporteros sin Fronteras. De hecho, el texto que incluye a 179 países indica que la represión contra periodistas creció en varios de ellos, en especial en Estados Unidos y Chile, mientras que la seguridad se degradó de manera preocupante en otras zonas como Brasil y México, haciendo que dichas zonas cayeran varios puestos en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa. El informe dio a conocer que Chile fue escenario de “violencia contra los periodistas”, “atentados contra redacciones” y de “ataques físicos y en línea”. Junto a esto, el estudio señaló que hubo serios cuestionamientos del movimiento estudiantil contra “la extrema concentración de los medios”. Lo anterior derivó en una caída de 47 puestos en relación al informe del año anterior, dejando a nuestro país en el lugar 80 del ranking mundial que ya tiene 10 años de existencia. Asimismo en Estados Unidos, más de 25 periodistas sufrieron detenciones y brutalidad policiaca durante al menos dos meses, mientras duraron las protestas anticapitalistas del movimiento ‘Occupy’, lo que también generó una caída de los norteamericanos, dejándolos en el lugar 47 de la lista de países con menos libertad de prensa en el mundo. Una situación preocupante en torno al estudio es que considera que sólo un puñado de naciones ofrece una “buena” situación para los periodistas, apuntando directamente a Noruega, Finlandia, Alemania, Suecia, Suiza, Austria, Irlanda, Benelux, Cabo Verde, Canadá y Namibia. Sin embargo existe un hecho notable dentro de la clasificación de recién entregada, ya que por primera vez un país africano aparece entre los diez países con mayor libertad de expresión. Se trata de Cabo Verde, que se ubicó en el noveno puesto, subiendo 17 lugares desde 2010. Lo anterior debido a que el país africano distingue por una “verdadera tolerancia de las autoridades con los periodistas. La prensa es plural y se pueden crear títulos con toda libertad”, indicó Ambroise Pierre, encargado de RSF África. El polo opuesto lo constituyen Eritrea, Turkmenistán y Corea del Norte, “trío infernal” donde no existe “ninguna libertad pública y ocupa sin sorpresa la cola de la clasificación”, seguidos de cerca por Siria, Irán y China. Ante los datos recabados, Periodistas sin Fronteras indicó que la “represión fue la palabra del año pasado”, “la libertad de información jamás fue tan asociada a la democracia” y que “jamás la labor periodística se vio entorpecida por los enemigos de las libertades”. “La ecuación es simple” añadió, señalando que “la ausencia o supresión de libertades engendra mecánicamente la de la prensa. Las dictaduras temen y prohíben la información, sobre todo cuando las puede fragilizar”. El secretario general de RSF, Jean-François Julliard, indicó que “Las grandes democracias pueden hacerlo mejor”, por lo que se muestran más “severos con esos países” ya que esperan un papel ejemplar por su parte. “En ciertos países europeos, sentimos una degradación de los hechos, como registros de redacciones, periodistas procesados, complicaciones judiciales”, añadió Julliard, quien además fue enfático en señalar que “Tenemos la sensación de que existe la tentación de control de la información más importante en 2011 que hace diez años” Fuente: Colegio de Periodistas, Radio Bío Bío, El Mostrador.

No hay comentarios: