martes, 4 de noviembre de 2008

¿El Comienzo del Nuevo Orden Mundial?

Cuando sucedió el atentado en la ciudad de Oklahoma en 1995, que dejó un saldo de 168 muertos, se responsabilizó del mismo a Osama Bin Laden, acusación que luego cayó en saco roto cuando se descubrió que un grupo nacionalista norteamericano había sido el autor del ataque al edificio federal.

Resulta irónico que un hombre que vive en tiendas de campaña, sea acusado de semejante ataque por ser fundamentalista islámico y por no simpatizar con los Estados Unidos. El ataque frontal y directo a la soberanía del país del norte debió ser seguramente planificado durante meses por un gran equipo de hombres.

Quienes idearon el mega atentado tenían un plan muy bien organizado y una infraestructura que Bin Laden no posee por más millones de dolares que acumule. Semejante destrucción podría ser obra de una poderosa organización que actuó con una frialdad, eficiencia y sincronización absoluta.

La investigación habría que dirigirla hacia quienes son capaces de semejante impunidad. Hacia quienes burlaron durante todo el tiempo a los 14 servicios de inteligencia de distintas reparticiones que posee Estados Unidos. Hacia quienes eludieron la "gran oreja electrónica" que es el sistema Echelon, utilizado por EE.UU., Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda para vigilar las comunicaciones telefónicas, de fax, de telex y de correo electrónico. Cuya pasmosa capacidad llega a la interceptación de 200 millones de comunicaciones diarias. Los 120 satélites y las 12 bases de la red Echelon ni siquiera sospecharon lo que se avecinaba, o bien callaron algo que no se debía divulgar.

También resulta curioso que con los altos niveles de seguridad que existen en los aeropuertos norteamericanos, se hubieran podido secuestrar cuatro aviones y aún más llamativo, que se estrellaran contra las torres gemelas sin que ningún controlador aéreo advirtiera a tiempo el desvío de la trayectoria del aparato. Respecto al Pentágono, es de público conocimiento que está prohibido sobrevolarlo, sin embargo un avión lo hizo y se estrelló justamente en el sector donde se reúne la máxima jerarquía de los estrategas norteamericanos.

El atentado al Pentágono apuntó sin duda al corazón del poderío militar de Norteamérica, y el de las Torres Gemelas al centro del poder económico y político del país. Y si el otro avión se hubiera estrellado contra la Casa Blanca o el Congreso, era un ataque a los símbolos de la libertad y de la democracia.

Se trata de elecciones que no son casuales, y que podrían simbolizar el fin del actual orden mundial, y el comienzo de un nuevo orden mundial. Comienzo que se hace propicio con sacrificio de sangre de víctimas inocentes, para que las "fuerzas del Mal" sean propicias a sus líderes.

Habría que hacer una lectura "entre líneas" de los acontecimientos y preguntarse ¿Quiénes valoran mucho los símbolos?. Pues nada menos que las sociedades secretas, enigmáticos grupos que probablemente manejan y gobiernan el mundo desde las sombras. Quizás este atentado, el más espectacular de la historia, sea una muestra de lo que estos grupos son capaces de realizar, demostrando ningun tipo de misericordia.

Sociedades que fueron creadas con un objetivo siniestro y dotadas de un poder económico ilimitado. Entre las que podríamos mencionar a las siguientes:

La Logia B´Nai B´Rith, fundada en 1843, que cuenta con unos 600.000 afiliados en 47 países del mundo.

El Grupo Bilderberg, fundado oficialmente el 29 de mayo de 1954, cuyo poder ha adquirido proporciones alarmantes.

El Concilio de Relaciones Exteriores (CFR), también conocido como Grupo de la Mesa Redonda. Fundado en Inglaterra el 30 de mayo de 1919, comienza su gran expansión dos años después cuando adopta el nombre de Council of Foreign Relations. Abraham Ben Elazar, más conocido por su nombre ficticio de Henry Kissinger, fue uno de sus presidentes.

La Orden de los Illuminati, (Portadores de la luz de Lucifer) existente desde el 1º de marzo de 1776 y que actualmente se ha dividido en dos grandes ramas. El grupo inglés, conocido como The Group y ligado a la Round Table, y el grupo norteamericano conocido como The Order, fundado en 1832.

Los miembros con más poder adquisitivo, los más prestigiosos de estas sociedades secretas y de otras de menor jerarquía, acceden a formar parte del Comité de los 300. Poderosa sociedad secreta fundada en 1729 y que conforma una Elite Global a la que todas las autoridades deben obedecer.

James Paul Warburg, miembro del CFR y del Comité de los 300, dijo: "Se quiera o no tendremos un gobierno mundial. La única cuestión es saber si será por concesión o por imposición".

En tanto que el almirante Chester Ward (CFR) dijo en 1975: "Hay que sumergir la soberanía y la independencia nacional de los Estados Unidos bajo un solo gobierno mundial todopoderoso".

Lo que hemos visto es la parte visible del iceberg que conforma el entramado secreto de la historia. Tal vez Bush, con apenas seis meses de gobierno, se negó a ser un sumiso servidor del Nuevo Orden Mundial. El espectáculo de horror que se le brindó en su propia casa, mientras se ocultaba en el Air Force One, volando de una ciudad a otra, es probable que no sea el ataque de unos "locos fanáticos". Quizás haya sido una demostración de poder para que comprenda quienes son los verdaderos dueños del mundo, demostración que se hace extensiva a Europa, justamente un día antes de que se reunieran en Bruselas todos los primeros ministros europeos.

O quizás sea un intento de parte de estos poderes ocultos de fomentar la inseguridad mundial, haciendo ver al terrorismo internacional y a los nacionalismos como una enfermedad social, para generar así un estado mundial de caos y desorden que necesite y aclame la creación de un parlamento mundial, para de esta manera controlar y "asegurar" la paz mundial. De ahí al gobierno único quedarían muy pocos pasos...

Es de esperar que la historia oficial no vuelva a ocultar a los responsables de semejante masacre. Que no se "demonice" a Bin Laden y a todos los árabes y musulmanes, fabricando falsas pruebas y evidencias, para satisfacer intereses abyectos y deleznables a espaldas de toda la humanidad.

Lo que resulta importante, es que este espectacular acontecimiento nos ha conmovido en una escala muy grande, y quizás movilice a la gente a preguntarse porqué suceden este tipo de cosas, puesto que es evidente que algo anda muy mal en este mundo en que vivimos.

Lamentablemente, la opinión pública en general todavía cree que los pueblos son soberanos. Desconocen que es muy probable que casi todos los actos de nuestras vidas son guiados sutilmente por mentes que se amparan en las sombras, capaces de cometer crímenes atroces y que se valen de la más variada gama de herramientas de manipulación (que en muchos casos parecerían sacadas de una película de ciencia-ficción, pero que son muy reales) con tal de lograr sus objetivos. Crímenes que evidencian una fuerte relación entre mafias, servicios secretos, masonería, altas finanzas, narcotráfico y política. Ya lo dijo claramente el estadista Benjamín Disraelí: "El mundo está gobernado por personajes muy diferentes a los que creen los que no ven más allá de sus ojos".

La conspiración contra la humanidad está llegando a un punto crítico, con la inminente instauración de un Nuevo Orden Mundial. Si quién lee esto todavía tiene alguna duda, lo dejamos con una frase pronunciada por uno de los principales enemigos del género humano, Philip Von Rotschild, durante una ultrasecreta reunión de las principales logias del mundo el 1º de agosto de 1972. Dijo en San Antonio, Texas, unas palabras que fueron muy concretas: "Cuando veáis apagarse las luces de Nueva York, sabréis que nuestro objetivo se ha conseguido".

¿A alguien le queda alguna duda de que las luces de Nueva York no se han apagado...?

No hay comentarios: